Con la visita de altas autoridades se dio por inaugurada la primera etapa del Taller Lacarra. Allí se realizará el mantenimiento de las formaciones de la línea E. La obra es fundamental para la extensión a Retiro, ya que permitirá desafectar el taller Bolívar. El nuevo taller también facilitará el ingreso de nuevos coches a la red.

El pasado lunes fue inaugurada oficialmente la primera etapa del nuevo Taller Lacarra de la línea E, cuyas obras estaban en la recta final en los últimos meses.

Las instalaciones fueron recorridas por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, y el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Eduardo de Montmollin.

Larreta, Moccia y De Montmollin, de recorrida por el taller.

En el taller se realizará el mantenimiento y alistamiento de los trenes de la línea E. Allí se podrá trabajar en simultáneo en tres formaciones a la vez (15 coches). Cabe recordar que desde el año pasado se está incrementando la cantidad de coches de las formaciones Fiat Materfer de cuatro a cinco.

La habilitación de este taller, además, despeja el camino para la extensión a Retiro, que está próxima a inaugurarse. En efecto, con Lacarra operativo se podrán desafectar las instalaciones del Taller Bolívar.

Las instalaciones ya se encuentran plenamente vinculadas a la línea E mediante un túnel y una rampa que conectan el taller con la estación Plaza de los Virreyes – Eva Perón. Esto también facilitará el ingreso de nuevos coches a la red, ya que hasta el momento el único punto de conexión de las líneas A, C, D y E con el exterior era la rampa de Primera Junta. La línea B, en tanto, cuenta con su propia rampa en Federico Lacroze, mientras que la línea H permanecerá aislada hasta tanto no se construya el túnel de vinculación con la línea E.

Las obras del túnel de enlace habían terminado en 2008, pero las del taller no comenzaron sino hasta 2013, siendo ejecutadas inicialmente por el Estado nacional, que estaba a cargo de todas las tareas relativas a la extensión de la línea E hasta su transferencia a la Ciudad, a fines de 2015.

Cabe recordar que el terreno donde se encuentra emplazado el Taller Lacarra estaba destinado originalmente para la construcción del Taller Central, en el que serían atendidas las flotas de todas las líneas exceptuando la B. El proyecto hubiera permitido la desafectación del Taller Polvorín. Sin embargo, con el correr de los años el proyecto fue dejado de lado y la superficie del terreno disponible se vio sucesivamente reducida: una porción fue cedida al Club Huracán, mientras que en otro sector se construyó la muy poco utilizada Terminal de Ómnibus Dellepiane. Si bien fue mencionada la posibilidad de construir una estación de Subte en la terminal, este proyecto nunca pasó de una declaración de intenciones.

Comentarios