El ministro Moccia junto al presidente de SBASE, De Montmollin, visitaron la obra del taller Lacarra de la línea E, que se encuentra en estado avanzado. Aseguran que se podrá trabajar sobre 15 coches en paralelo, mejorando el mantenimiento y la disponibilidad de la flota. Cabe recordar que los problemas con el material rodante son la principal causa de las fallas de servicio de la línea E.

El ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, visitó el pasado miércoles la obra del Taller Lacarra de la línea E.

El funcionario estuvo acompañado por el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Eduardo de Montmollin, y el titular de la Dirección Operativa de Desarrollo de la empresa estatal, Mariano Cermesoni.

La obra, que ya está muy avanzada, permitirá mejorar el proceso de mantenimiento de los trenes de la línea E, una de las más afectadas por fallas y baja disponibilidad del material rodante.

Según explicó Moccia, en el nuevo taller se podrá «hacer el mantenimiento de hasta 15 coches por vez», es decir, tres formaciones de cinco coches cada una, que es la configuración que se implementará para los trenes Fiat Materfer de la línea E.

Hasta ahora, afirmó el ministro, el taller Bolívar permitía únicamente trabajar en tres coches a la vez. Estas instalaciones quedarán desafectadas al inaugurarse la extensión a Retiro, cuya habilitación está prevista para mayo próximo.

En Lacarra, a su vez, se instalará también una subestación eléctrica. En las fotografías difundidas por el Gobierno pueden verse en el galpón al menos dos formaciones CAF-GEE que fueron retiradas de servicio. En efecto, los dos coches donados meses atrás a la Universidad Nacional de Lomas de Zamora se encontraban depositados allí hasta su traslado a la sede de esa casa de altos estudios.

Cabe recordar que el terreno donde se encuentra emplazado el Taller Lacarra (que también funcionará como cochera) estaba destinado originalmente para la construcción del Taller Central, en el que serían atendidas las flotas de todas las líneas exceptuando la B. El proyecto hubiera permitido la desafectación del Taller Polvorín. Sin embargo, con el correr de los años el proyecto fue dejado de lado y la superficie del terreno disponible se vio sucesivamente reducida: una porción fue cedida al Club Huracán, mientras que en otro sector se construyó la Terminal de Ómnibus Dellepiane, donde alguna vez se especuló con construir una estación de Subte.

El predio se encuentra vinculado a la traza de la línea E mediante una rampa y un túnel que enlaza con la estación Plaza de los Virreyes. En ese tramo tuvo lugar un incidente de caída de catenarias a principios de noviembre pasado.

Comentarios