La línea E tuvo, durante octubre, casi 90 alteraciones al servicio durante 137 horas y 36 minutos, siendo por lejos la más afectada de la red. Un relevamiento realizado por usuarios reveló que la línea funcionó bien sólo tres días de los 31 que tuvo el mes. En contraste, la línea H sólo se vio afectada durante 6 horas y 38 minutos.

La línea E del Subte fue la que más afectaciones al servicio tuvo durante el pasado mes de octubre. Dentro de esta categoría se cuentan demoras, servicios limitados e interrupciones totales de tráfico.

De acuerdo con un relevamiento realizado por este medio, durante el pasado mes la línea sufrió casi 90 incidencias durante 137 horas y 36 minutos. Durante el mismo mes del año pasado y a pesar de haber sido entonces la línea que más problemas tuvo, las incidencias duraron apenas 9 horas y 24 minutos.

Un relevamiento realizado por los usuarios coincide: de los 31 días del mes, en sólo 3 no hubieron anomalías. Una asamblea convocada por los mismos usuarios para reclamar por el estado del servicio en la estación Virreyes realizada el pasado miércoles 31 contó con la participación de alrededor de 100 personas.

En contraste con las 137 horas de problemas en la línea E, la línea H tuvo afectaciones por apenas 6 horas y 38 minutos.

La línea E, que es la menos utilizada de la red, enfrenta graves problemas de servicio desde hace largo tiempo, que se vieron acentuados en el último mes por la combinación de la falta de trenes y la realización de obras de renovación de vías. Esto llevó al cierre durante cinco días de las estaciones Bolívar, Belgrano e Independencia.

Desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) reconocen el déficit del servicio pero confían en que la situación de la línea mejorará cuando finalicen las obras de renovación de vías y una vez que se incorporen a la línea más trenes Fiat Materfer. Estos circularán con cinco coches y no con cuatro, como lo hacen actualmente, aumentando la oferta de transporte.

Adicionalmente, se estima que en mayo del año próximo serán habilitadas las largamente esperadas las estaciones Correo Central, Catalinas y Retiro. En SBASE calculan que la línea podría tener una frecuencia de tres minutos y medio para fines del año que viene.

Comentarios