El cierre de las estaciones Bolívar, Belgrano e Independencia, las más céntricas y de mayor demanda de la línea E, obedece a obras de vías no anunciadas y a la insuficiencia de trenes para abastecer el servicio. En horas pico no hay más que seis formaciones funcionando y en algunas franjas horarias no más de tres o cuatro. Para una frecuencia similar a la de otras líneas deberían correr 18 trenes. Recién el lunes se normalizará el servicio hasta Bolívar. Indignación entre los usuarios.

Que la línea E arrastra desde hace largo tiempo, y en especial en los últimos años, problemas serios de funcionamiento no es ningún secreto.

Una rápida vista al archivo de enelSubte permite apreciar la situación. Sólo en el último año hubo reclamos en la Legislatura, pedidos para que se declare a la línea en emergencia, usuarios que solicitan pagar menos tarifa por el mal servicio y reiteradas promesas de mejoras que no llegan. El propio presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) reconocía días atrás que en la línea podía observarse “el déficit de servicio más severo” de la red.

Pero que se haya llegado al imprevisto cierre de tres estaciones -para peor, las más céntricas, de mayor demanda y donde la línea E combina con las líneas A, C y D- habla de que la situación ha tocado fondo.

En el comunicado difundido por Metrovías en la noche del miércoles se aseguraba que el cierre del tramo San José – Bolívar se debía a la obra de renovación de vías, cuya terminación está prevista para fines de este año, sin mayores precisiones.

SBASE, recién el jueves por la tarde, aclaró que el servicio limitado se debía a “modificaciones en las curvas” del tramo cerrado al servicio “para evitar un desgaste prematuro en las ruedas de los coches”, algo que ocurrió, por ejemplo, en la línea H.

Llamativamente, la obra no estaba programada ni fue informada con anticipación, como sí ocurrió por ejemplo con el cierre de la estación Plaza de Mayo de la línea A o con obras similares realizadas con anterioridad en las estaciones Retiro y Constitución de la línea C.

En paralelo, ocurre una crisis de material rodanteLa flota de la línea E está en situación crítica desde hace largo tiempo. Los CAF-GEE, muy deteriorados y afectados por la presencia de componentes con asbesto, enfrentan sus últimos días con constantes desperfectos técnicos.

En horas pico deberían funcionar entre 12 y 15 trenes, pero sólo corren seis. Para tener una frecuencia similar a la de otras líneas, la E debería tener una flota de 18 trenes. La disponibilidad de trenes se vio afectada en los últimos días porque algunos fueron apartados para sumarles un coche y otros para reperfilado de ruedas.

Los Fiat Materfer, que en un primer momento dieron algo de aire a la situación, tampoco dan abasto. Es que muchos de ellos le fueron transferidos a la línea E desde las líneas A y D, sin que siquiera pasaran por una reparación general. Algunos, aseguran, están pasados de kilometraje.

La delicada situación de la flota se vio reflejada en los últimos días. Trabajadores de la línea apuntaron a que en horas pico, cuando deberían correr unos 12 trenes, no funcionan más que seis, una cantidad luego confirmada por SBASE. En las horas valle, cuando deberían funcionar ocho, en los últimos días no andan más de tres o cuatro.

El cuadro empeora si se considera que la flota oficial actual no es de 12 trenes sino de 15 y que para alcanzar una frecuencia de tres minutos y medio como promete SBASE para fines del año que viene deberían circular al menos 18 trenes, el triple de la flota actualmente operativa.

A esto se suma un detalle no menor: en la línea E las formaciones son de apenas cuatro coches, a pesar de que sus andenes admiten trenes de hasta seis unidades, como utilizan las líneas B, C, D y H. Esto redunda en una menor capacidad de transporte.

La situación se vio especialmente agravada en los últimos días debido a varios factores. En primer lugar, dos formaciones Fiat Materfer fueron trasladadas al Taller Polvorín para agregarles un quinto coche a cada una y así aumentar la oferta de transporte, de acuerdo con el plan previsto por SBASE, con lo que la línea perdió temporalmente dos trenes. En paralelo, se comenzó con “un programa de reperfilado de las ruedas de las formaciones para dejarlas en condiciones de correr sobre el nuevo tendido [de vías]”, lo que también implicó que algunos trenes salieran de servicio.

En un esquema tan precario, cualquier desperfecto o alteración, por más pequeña que sea, provoca un trastorno mayúsculo. La escasa cantidad de trenes en servicio llevó a un empeoramiento severo de la frecuencia. Muchos usuarios, de hecho, prefieren otras alternativas a tomar la línea E debido a la mala calidad del servicio, las demoras y las cancelaciones.

De cumplirse lo anunciado por SBASE, las tres estaciones clausuradas volverán a abrir la próxima semana. Pero nada hace pensar que el servicio de la línea E pueda mejorar en el corto plazo. 

Comentarios