La línea C estuno interrumpida desde la tarde de este martes hasta el cierre tras una pelea a cuchillazos entre vendedores ambulantes. Tras el episodio, que dejó heridos, los gremialistas paralizaron la línea exigiendo mayor presencia policial y seguridad.

El servicio de la línea C del Subte estuvo interrumpido desde la tarde de este martes hasta el cierre debido a una gresca entre vendedores ambulantes que terminó con heridos de arma blanca.

El hecho se produjo en la estación Diagonal Norte minutos antes de las 17 horas, cuando dos vendedores de palta (uno de ellos abordo de un tren y otro en el andén) se enfrentaron a cuchillazos provocándose heridas cortantes en el tórax y el rostro. Al menos uno de ellos fue trasladado por personal del SAME con custodia policial.

Tras el insólito acontecimiento, los trabajadores de la línea C decretaron una medida de fuerza en reclamo por mayor presencia policial y seguridad.

En los últimos días, la línea C acarrea graves problemas de funcionamiento: esta misma mañana operó con servicio limitado debido a una falla en los cambios de vía de la terminal Retiro y desde la semana pasada arrastra importantes demoras derivadas de la medida cautelar que impide intervenir trenes con asbesto.

A esto se suma la falta de control a la venta ambulante, la proliferación de mendigos y espectáculos “artísticos” a bordo de las formaciones, que son moneda común desde hace varios años, pero que parecen haber recrudecido en el último tiempo.

Comentarios