Transportes Metropolitanos de Barcelona adquirió 24 trenes para la línea 1 y 18 para la línea 3 del metro de esa ciudad. Alstom venció en la licitación a CAF y a CRRC, que fue excluida por falta de "solvencia técnica". Buscan reemplazar a las series 3000 y 4000, que datan de los años 80 y que poseen componentes con asbesto.

Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) anunció que adjudicó a la firma Alstom la construcción de 42 trenes para las líneas 1 y 3 del subterráneo de esa ciudad.

Según explicó TMB en un comunicado, serán 24 trenes para la línea 1 (de trocha ibérica antigua o 1674 mm) y 18 para la línea 3 (de trocha media o estándar internacional, 1435 mm), que contarán con cinco coches cada uno. Se trata de la mayor compra de material rodante de la historia de Barcelona.

Render del interior de los nuevos trenes

Alstom resultó adjudicataria debido a las características técnicas del material y a los tiempos de entrega ofrecidos, venciendo a la española CAF y a la china CRRC Qingdao Sifang, cuya oferta fue descalificada “porque no cumplía los criterios de solvencia exigidos en el pliego”, de acuerdo con TMB. La empresa china, de escasa presencia en Europa, fabricó para la Argentina los trenes de las líneas Sarmiento, Mitre y Roca y recientemente ingresó al mercado chileno con la provisión de formaciones para el Biotren de Concepción.

Las nuevas formaciones estarán destinadas a reemplazar a las series CAF 3000 y 4000, “los más antiguos del parque móvil”, que datan de la década del 80. En ambos casos, se trata de trenes que están afectados por la presencia de asbesto entre sus componentes. Al igual que en Buenos Aires, en Barcelona la preocupación por la contaminación con ese peligroso material surgió a raíz de su hallazgo en los CAF 5000 del Metro de Madrid.

Los nuevos trenes Alstom, explica TMB, “se han diseñado con criterios de sostenibilidad: estructura ligera, bajo consumo energético, elevadas tasas de recuperabilidad y reciclabilidad de los componentes, fiabilidad técnica y facilidad de mantenimiento”. En 11 meses, la empresa barcelonesa recibirá un prototipo de cada modelo para iniciar las pruebas y las entregas se completarán en el plazo de dos años para la línea 3 y de dos años y medio para la línea 1.

Comentarios