El Gobierno chileno dio luz verde a la construcción de la tercera línea de trenes suburbanos en Santiago. Aprovechará una traza ferroviaria existente y contará con 27 km de extensión y ocho estaciones, tres de las cuales combinarán con el Metro. La inversión es de 650 millones de dólares.

El proyecto del tren suburbano Santiago – Batuco recibió luz verde tras la aprobación de la calificación ambiental, lo que implica que está listo para ser licitado próximamente.

Se trata de la tercera línea de trenes suburbanos con la que contará Santiago de Chile: las otras dos son el Metrotren Nos (ya operativo) y el Metrotren Melipilla, cuyas obras fueron lanzadas el año pasado y ya comenzaron.

En este caso, se trata de una línea de 27 kilómetros de extensión que aprovechará una traza ferroviaria existente pero que actualmente no es utilizada por servicios de pasajeros. Contará con tres vías, dos de las cuales serán electrificadas y utilizadas por el Metrotren, mientras que una tercera será conservada para el tráfico de cargas. Una solución idéntica fue adoptada en la línea a Melipilla.

El ramal tendrá ocho estaciones, tres de las cuales permitirán combinar con el Metro de Santiago: en la terminal subterránea Quinta Normal (con la línea 5), en Matucana (con la futura línea 7) y en EFE Quilicura (con la extensión de la línea 3 actualmente en construcción).

La línea será dividida en dos: el tramo entre Quinta Normal y Las Industrias (cinco estaciones) estará integrado tarifariamente con el resto de la red de transporte de la capital, mientras que las estaciones Valle Grande, Colina y Batuco tendrán pago por tramos.

Calculan que la cantidad de pasajeros transportados por este nuevo servicio será de unos 22 millones anuales, que experimentarán una significativa reducción en los tiempos de viaje: mientras que actualmente un traslado en bus puede demandar hasta 1:30 hora, el tiempo de viaje entre cabeceras será de apenas 23 minutos.

Por la línea circularán diez nuevos trenes con una frecuencia de seis minutos en los horarios de mayor demanda y de 12 minutos en horario valle. La velocidad máxima de las formaciones será de 120 km/h.

Se estima que la inversión necesaria para la obra asciende a 650 millones de dólares. De acuerdo con el presidente de la Empresa de Ferrocarriles del Estado chileno (EFE), Pedro Pablo Errázuriz, “el proyecto queda en condiciones de iniciar su construcción en 2021” y se calcula que estará terminado para 2024.

El proyecto forma parte del programa “Chile sobre rieles”, lanzado por el país trasandino el año pasado y que contempla inversiones no sólo en las líneas de Metrotren en Santiago, sino también la compra de nuevos trenes a CRRC para las regiones del Bío Bío y la Araucanía, en el sur del país, y la modernización del servicio de larga distancia Santiago – Chillán, entre otras iniciativas.

Comentarios