A tres años del cierre del ramal, la SOFSE realiza un relevamiento técnico e inició un diálogo con el municipio de Lanús, al que la gestión anterior le transfirió irregularmente una parte de la traza. Aseguran que la intención es que los servicios vuelvan a circular, tal como piden los vecinos de la zona, pero advierten que la obra demandará recursos y tiempo, por lo que se descarta una rehabilitación en el corto plazo.

El 4 de agosto de 2017 fue el último día en que circularon trenes en el ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi de la línea Belgrano Sur. Ahora, a tres años de esa fecha, parece abrirse una luz de esperanza para el restablecimiento de los servicios.

El primero en referirse al tema fue el presidente de Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE), Martín Marinucci, quien aseguró en una conferencia virtual que su gestión tiene “vocación de abrir todos los ramales” y que “desde el primer día” está al tanto de la problemática de este ramal en particular debido “al pedido de los vecinos” de la zona, quienes –tal como explicó enelSubte– vienen movilizándose para reclamar el restablecimiento de los servicios con el apoyo del Concejo Deliberante de Lomas de Zamora.

El principal obstáculo para retomar los servicios es el hecho de que, desde que el ramal está interrumpido, ocupantes “han ido avanzando con construcción sobre vías y con extracción de rieles”, explicó Marinucci. En una línea similar se expresó el gerente de la línea Belgrano Sur, Daniel Novoa, en recientes declaraciones a Diario Popular: “hay 1200 familias sobre la traza y han construido directamente sobre la vía”.

En este sentido, continúan apareciendo en redes sociales publicaciones que dan cuenta del avance de las edificaciones precarias sobre las vías en los últimos meses. Esta problemática, que ya afectaba al ramal desde antes de su cierre, se ha incrementado desde entonces. Cabe recordar que, de acuerdo con un relevamiento realizado por el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, el 5% de los barrios precarios de todo el país están asentados sobre vías del ferrocarril o a menos de 10 metros de ellas.

A esta ocupación ilegal se suma la que se hizo con anuencia de las autoridades de la gestión anterior: a mediados del año pasado, la SOFSE le transfirió parte de la traza del ramal al municipio de Lanús para la construcción de un “parque lineal”. Esta cesión, que se hizo a título precario, fue más que irregular: la SOFSE la otorgó directamente, sin dar intervención a la ADIF, que es la titular de la infraestructura y encargada de velar por su integridad.

Las nuevas autoridades que asumieron en la SOFSE a principios de este año buscan revertir la situación y han iniciado “un diálogo con el municipio de Lanús” para avanzar en el despeje de la vía, explicaron voceros de la empresa a este medio.

El gerente de la línea advierte que la obra de rehabilitación del ramal será importante y demandará “tiempo y bastante recursos”, por lo que está totalmente descartado que la reactivación de los servicios pueda darse en el corto plazo.

No obstante esto, la SOFSE ya avanza en la realización de “un relevamiento técnico” del estado de la infraestructura y comienza a delinear un plan a futuro, que incluye la elevación de andenes y la incorporación de cochemotores como los que cubren el servicio entre González Catán y 20 de Junio, adelantó Novoa.

El Puente Alsina – Aldo Bonzi es, junto con el Temperley – Haedo, uno de los dos ramales del área metropolitana cuyos servicios fueron interrumpidos durante la gestión anterior, sin que sean retomados hasta la fecha. Por fuera del AMBA, otros 11 servicios ferroviarios desaparecieron durante la administración Cambiemos.

Comentarios