La estación del Metro de Nueva York ubicada debajo del World Trade Center, que resultó destruida a consecuencia del atentado contra las Torres Gemelas, fue reconstruida y reinaugurada en la víspera del 17° aniversario de los ataques. La nueva estación costó 182 millones de dólares y se integrará al centro de trasbordo del WTC, donde combinan varias líneas de Subte y ferrocarril.

La estación World Trade Center del Metro de Nueva York reabrió el pasado sábado. La nueva estación fue bautizada formalmente como WTC Cortlandt. Su construcción tuvo un costo de casi 182 millones de dólares.

Se trata de una estación de andenes laterales que sirve a la línea 1 del metro de Nueva York. En los andenes fue colocado un mosaico de mármol italiano y americano con citas de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos realizado por la artista Ann Hamilton.

La parada original databa de 1918, pero fue destruida a consecuencia del colapso de las Torres Gemelas, producto del atentado terrorista ocurrido el 11 de septiembre de 2001, cuando dos aviones de línea secuestrados impactaron contra los que entonces eran los edificios más altos de Nueva York. En los años siguientes, el tráfico de trenes fue restablecido, pero los trenes no observaban parada en la estación.

La reconstrucción de la estación de metro comenzó recién en 2015 debido a que se vio demorada por la gran cantidad de obras que tuvieron lugar en el sitio. Cabe recordar que en la misma zona fue reconstruida la estación World Trade Center del sistema PATH (Port Authority Trans-Hudson), un ferrocarril suburbano que conecta Nueva York con Nueva Jersey.

La nueva estación del metro queda integrada al centro de trasbordo del WTC al que se accede mediante el Oculus, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava. Este hub permite la conexión de las líneas 1, 2, 3, A, C, E, N, R y W del Metro de Nueva York, además del mencionado ferrocarril PATH.

Comentarios