Por primera vez en su historia, el Metro de Nueva York debió suspender su servicio nocturno. No correrán trenes entre la 1 y las 5 de la mañana para facilitar la realización de tareas de limpieza profunda y desinfección. Estudian aplicar luz ultravioleta para eliminar el virus. El metro y el drama de los "homeless".

La Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York (MTA, por sus siglas en inglés) dispuso la suspensión del servicio en horario nocturno para realizar tareas de desinfección de trenes a partir de este 6 de mayo.

Se trata de una medida sin precedentes en el metro, famoso por su servicio continuo de 24 horas, que implica que no correrán trenes entre la 1 y las 5 de la mañana. La decisión se tomó para crear una ventana de trabajo que permita realizar labores de limpieza y desinfección profunda de cada formación.

Según explicó el ente estatal en un comunicado, todas las instalaciones (tanto de acceso al público como aquellos reservados a los trabajadores) serán desinfectados en profundidad. En los trenes, esto contempla la limpieza de “pasamanos, asientos, pisos, techos, puertas y paredes” de los coches.

La limpieza, explica la compañía, tendrá un nivel más superficial “durante el transcurso del día, luego de que cada tren llegue a su estación terminal”, mientras que una más profunda será realizado “en horario nocturno, en las cocheras”.

A su vez, la MTA también está investigando “métodos innovadores para erradicar trazas de COVID-19”, aplicando “luz ultravioleta” para eliminar el virus. Las pruebas piloto con esta técnica, realizadas en coordinación con una empresa proveedora e investigadores de la Universidad de Columbia, comenzarán en las próximas semanas.

La MTA informó que, a pesar de una caída del 92% en la cantidad de usuarios del Metro, continuará prestando servicios para los trabajadores esenciales, reforzando la frecuencia y prestaciones del servicio de buses (también administrado por la autoridad estatal) en la franja horaria en que el metro permanezca cerrado.

La suspensión del servicio nocturno afecta particularmente a la gente sin techo que suele habitar en estaciones y trenes. La MTA informó que trabaja en coordinación con el Departamento de Policía de Nueva York para garantizar el cierre de las estaciones y asegurar que ninguna persona permanezca en el metro después del horario de cierre.

Hasta el momento, precisó el ente, “trabajadores y oficiales de policía han establecido contacto con 252 homeless, 139 de los cuales aceptaron” recibir asistencia médica y social. Se trata de un tema sensible en la ciudad, donde la gente sin techo se encuentra en una situación de vulnerabilidad extrema frente a la pandemia: sin ir más lejos, durante el fin de semana pasado dos personas fallecieron en instalaciones del metro.

Al momento, la ciudad de Nueva York tiene 327 mil casos de coronavirus y más de 20 mil muertos por causa de la pandemia.

Comentarios