Por el ajuste, anulan la producción de vagones en Fabricaciones Militares

Defensa ordenó la cancelación definitiva del proyecto de fabricación de vagones de carga y bogies ferroviarios en Río Tercero. Fundamentan la decisión en una "contribución al esfuerzo fiscal". El recorte de gastos, ordenado por Quintana y Lopetegui, ya provoca malestar en las FF. AA.

El Ministerio de Defensa ordenó dar de baja definitivamente el proyecto de fabricación de vagones de carga en la Fábrica Militar de Río Tercero, provincia de Córdoba, dependiente de la Dirección General de Fabricaciones Militares.

La decisión se oficializó en un documento titulado “Contribución de la jurisdicción Defensa al esfuerzo fiscal”, que se filtró a la prensa días atrás. Allí, entre reducciones de personal y venta de inmuebles propiedad de las Fuerzas Armadas, se detallan varias reducciones de gasto en Fabricaciones Militares, dos de las cuales alcanzan a la fabricación de vagones.

El proyecto se encontraba en el limbo desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri y había sido paralizado. En noviembre pasado, tras un 2016 de nula producción, había trascendido que la producción de vagones continuaría, aunque en menor escala y a menor ritmo. Se estimaba que este año serían fabricadas 30 unidades, pero la decisión del gobierno de achicar aún más el gasto llevó a que Defensa cancelase la totalidad de la iniciativa. 

Personal de la Fábrica Militar de Río Tecero junto a una de las tolvas prototipo.

Según el documento de Defensa, se “discontinuará la ejecución de las etapas programadas por la gestión anterior para la instalación de la línea de ensamble de vagones en la Fábrica Militar Río Tercero”, con lo que se piensan “ahorrar” unos 22 millones de pesos. A su vez, en el ámbito del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) se “cancelarán los proyectos de bogies ferroviarios”, lo que implica un recorte de gasto de 3394 millones de pesos, de acuerdo con la documentación oficial.

El proyecto original, resultado de un convenio firmado entre el entonces Ministerio del Interior y Transporte que conducía Florencio Randazzo y el Ministerio de Defensa, contemplaba la producción de 1050 vagones de trocha angosta, media y ancha, capaces de circular en las redes de los ferrocarriles Belgrano, Urquiza y San Martín, los tres administrados por el Estado. 115 debían ser entregados en el transcurso de 2016 para complementar las entregas de material rodante de origen chino, pero no se fabricó ninguno. Se preveían tres modelos diferentes, íntegramente producidos en el país: tolva granero (cuya capacidad de carga equivale a un camión y medio), espina portacontenedor (capaz de llevar hasta tres containers) y plataforma, para cargas variadas.

Desde Fabricaciones Militares, que conduce el arquitecto Héctor Lostri, ex subsecretario de Planeamiento del GCBA y reconocido operador inmobiliario, habían anticipado el escaso interés por la producción de material ferroviario para concentrarse en actividades que consideraban más lucrativas. También está previsto que las Fuerzas Armadas se desprendan de predios como el del Regimiento de Patricios en Palermo, que sería destinado a emprendimientos inmobiliarios.

El recorte, ahora presentado bajo el eufemismo de “esfuerzo fiscal”, es una exigencia de las más altas esferas del gobierno nacional, coordinado por los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Esos dos funcionarios habían conformado, en el último trimestre del año pasado, un Consejo de Supervisión Estratégica destinado a hacer un seguimiento del ajuste de gastos en áreas como Defensa, Transporte, Comunicaciones y Energía, entre otras. El objetivo final declarado es “reducir las transferencias de recursos estatales” a estas áreas en general y a las empresas estatales que de ellas dependen, en particular.

Según reportaron algunos medios, el informe, que fue elaborado por la cartera que conduce el ministro Julio Martínez (UCR), ya provocó “malestar en las Fuerzas Armadas”.

Comentarios