El Embajador de Rusia aseguró que la empresa ferroviaria estatal de su país tiene interés de participar en el proyecto del tren a Vaca Muerta. La propuesta podría destrabar su ejecución, puesta en stand-by por el gobierno anterior. El potencial del ramal y el histórico vínculo entre Rusia y la Argentina.

El Gobierno ruso tiene interés en participar del proyecto del ferrocarril de cargas a Vaca Muerta, según declaró el embajador de ese país en la Argentina, Dmitry Feoktistov, en una entrevista con Sputnik Mundo.

El diplomático aseguró que “la compañía [estatal] rusa de ferrocarriles RZD tiene interés en vincularse a este proyecto” y que espera “recibir una confirmación de parte argentina de que tiene interés y en segundo lugar conocer las condiciones”.

Feoktistov reveló, además, que Rusia le hizo una oferta similar al gobierno de Mauricio Macri, “pero la administración anterior no tomó ninguna decisión sobre esto”.

La oferta rusa podría ser una oportunidad para destrabar la ejecución del proyecto, vital para bajar los costos logísticos vinculados a la explotación petrolífera en el yacimiento neuquino. El tren a Vaca Muerta había sido puesto en stand-by por el gobierno anterior tras el fracaso de la licitación de los cupos de carga (que buscaba sondear la viabilidad del proyecto) y el empeoramiento de las condiciones económicas, lo que hizo virtualmente imposible dar continuidad al esquema de financiamiento público-privado (PPP) que se había propuesto en la gestión anterior.

Tal como reveló entonces enelSubte, durante la campaña electoral el actual presidente Alberto Fernández prometió que impulsaría el proyecto del tren a Vaca Muerta. Fuentes del ministerio de Transporte aseguran que aún no hay definiciones al respecto, aunque aclaran que “este gobierno tendrá una fuerte impronta ferroviaria”.

Cabe recordar que el proyecto del tren a Vaca Muerta comprende la intervención sobre unos 700 kilómetros de vías: mejoramiento o renovación de vías -según corresponda- entre Ingeniero White/Bahía Blanca y Contraalmirante Cordero y la construcción de 83 kilómetros de vía completamente nueva entre esta última y Añelo, en cercanías de donde se encuentra Vaca Muerta. La inversión se calcula en unos 780 millones de dólares.

El ramal actualmente está concesionado a Ferrosur Roca, pero el contrato vence en 2023, tras lo cual comenzará a regir tanto en ese ramal como en los demás el acceso abierto a la red, por lo que podrían prestar servicios tanto la estatal Trenes Argentinos Cargas como cualquier otro operador privado debidamente registrado, a cambio del pago de un canon.

Se estima que con el ferrocarril se bajarán los costos logísticos de insumos vinculados al fracking. El ramal también podría ampliar la capacidad exportadora de la economía frutícola del Alto Valle del Río Negro (casualmente, Rusia es el segundo mayor comprador de manzanas y peras argentinas) y vincularse, en un futuro, con el olvidado proyecto del Trasandino del Sur, que permitiría acceder a los puertos chilenos, sobre el Pacífico.

Rusia y Argentina, con importantes vínculos en el transporte

Las relaciones entre Argentina y Rusia en el sector del transporte no son nuevas. Los antecedentes datan desde mediados del siglo pasado, tras el establecimiento de relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, e incluyen la compra de rieles (por caso, las vías del Subte que contenían una mención de homenaje a Stalin), la firma de acuerdos para la electrificación de la línea San Martín, en la década del 80, o la compra de trolebuses para las ciudades de Córdoba (tanto en la década del 80 como recientemente) y Rosario.

En los últimos años esa relación se vio reforzada: durante el gobierno anterior el fabricante ruso Transmashholding (TMH) desembarcó en el país, haciéndose cargo de los talleres de Mechita, y se firmaron acuerdos de cooperación ferroviaria entre ambos países. El cambio de gestión no alteró demasiado la situación y el representante comercial de la Federación Rusa fue recibido a fines de diciembre por el ministro de Transporte, Mario Meoni, para “impulsar la cooperación en el transporte”.

Comentarios