La pasada semana se realizó la primera prueba dinámica de una formación del proyecto de Tren Ligero de Cochabamba, que contará con 42 kilómetros de extensión repartidas en tres líneas.

Las primeras pruebas del tranvía de Cochabamba, Bolivia, se realizaron exitosamente el pasado 11 de octubre en presencia del gobernador Iván Canelas.

Una formación del modelo Metelista, fabricado por la firma suiza Stadler, circuló desde el apeadero Politécnico -ubicado en el kilómetro 4,1 de la traza- y realizó en su trayecto una parada en el apeadero “El Molino” ubicado en el Km 4.7, donde una persona en silla de ruedas, una madre con el coche de su bebé, una persona no vidente y un ciclista subieron a bordo.

El vehículo continuó su trayecto con los 60 pasajeros que disfrutaron del recorrido y de las comodidades en el interior, aire acondicionado para sofocar el calor, energía en sus enchufes para carga de celulares y laptops y comodidad de sus asientos.

Cada apeadero (parada) cuenta con un andén con pisos de alto tráfico y diseño que ayudan también a personas con capacidades diferentes, maquinas expendedoras de tickets y espacio para ATMs. Las estaciones municipales, contarán además con una estructura mayor con diversos ambientes, como baños, sala de espera cubierta, restaurant y tiendas.

Cabe recordar que, tal como explicó enelSubte meses atrás, el Tren Ligero de Cochabamba será el primer sistema de su tipo en el país vecino. La red tendrá 42 km de extensión, con tres líneas: Roja, Amarilla y Verde, tales los colores nacionales de Bolivia.

Su construcción, a cargo de un consorcio internacional del que forman parte la constructora española JOCA y la suiza Molinari Rail, demandó una inversión de más de 500 millones de dólares, íntegramente financiados por el Tesoro boliviano.

 

Comentarios