La obra del Tren Ligero de Cochabamba avanza a paso firme y se calcula que será inaugurado el próximo año. Se trata de una red de 42 kilómetros y más de 500 millones de dólares, íntegramente financiada por el Estado boliviano. Ya fueron terminados los primeros tranvías Stadler con los que se brindará el servicio.

El proyecto del Tren Ligero de Cochabamba (comercialmente denominado «Mi Tren») avanza a paso firme. Con inauguración prevista para el próximo año, se transformará en el primer servicio ferroviario masivo de pasajeros en Bolivia.

La red tendrá unos 42 kilómetros de longitud y contará con 43 estaciones repartidas en tres líneas: la línea Roja, de 5,5 km, la línea Amarilla, de 10 km, y la línea Verde, de 27 km. Además, habrá otros 7,2 km de vías destinadas a talleres, cocheras y mantenimiento de los trenes.

El proyecto demandará una inversión total de 537 millones de dólares, íntegramente financiados por el Tesoro General del Estado boliviano.

Las obras están a cargo de la Asociación Accidental Tunari, un consorcio integrado por la constructora española JOCA y la suiza Molinari Rail AG, quienes ganaron una licitación internacional. Al tratarse de un contrato «llave en mano», Tunari ha entregado a las empresas suizas Bär Bahnsicherung y ErvoCom la provisión de los sistemas de señalamiento y comunicaciones para la red de Cochabamba.

El material rodante

La contratista a cargo de las obras sondeó a las empresas Siemens, Bombardier, Alstom, Stadler y CAF para la provisión del material rodante. La decisión final se tomó entre Alstom y Stadler, resultando adjudicataria esta última firma, de origen suizo.

Interior del tranvía Stadler Metelitsa

Se adquirieron 12 formaciones de tres coches cada una, correspondientes al modelo Metelitsa, que fueron fabricadas en la planta que Stadler posee en Minsk, Bielorrusia. Los Stadler Metelitsa tienen trocha estándar y miden 34 metros de largo, 2,5 m de ancho y 3,6 de alto. Cuentan con una capacidad de hasta 376 pasajeros (a 8 pax/m2). Las autoridades bolivianas solicitaron que las formaciones posean calefacción, aire acondicionado, servicio de Wi-Fi y puertos USB para recarga de celulares y notebooks.

Según se informó, Stadler ya ha fabricado las dos primeras formaciones, una de las cuales será sometida a pruebas dinámicas en Polonia, mientras que la otra será transportada al puerto de Klaipeda (Lituania) para ser embarcada rumbo a Arica (Chile) y desde allí por tierra hasta Cochabamba. Se estima que la primera unidad llegará al país vecino para fines del mes que viene.

Comentarios