SBASE lanzó una licitación para la carga, descarga y traslado coches de Subte entre depósitos, talleres y rampas de la red. La falta de infraestructura obliga a realizar importantes gastos que se podrían evitar de encararse una mejor planificación y obras postergadas durante largos años, como el enlace entre las líneas E y H.

Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) lanzó la licitación 215/18, destinada a contratar un servicio de “transporte, carga y descarga” para trasladar coches del Subte entre talleres y depósitos de la red.

De acuerdo con el pliego publicado los traslados se realizarán desde y hacia los depósitos Magaldi (el galpón alquilado a Clarín en el barrio de Barracas) y Mariano Acosta del Premetro, los talleres Polvorín (línea A) y Colonia (línea H) y las rampas de Primera Junta (línea A) y Federico Lacroze (línea B).

El traslado de coches mediante camiones con carretones se debe a la falta de infraestructura.

En el caso de la línea B, por ejemplo, los incompatibles CAF 6000 no pueden trasladarse por sus propios medios por la línea Urquiza ni por la rampa de Lacroze debido a que cuentan con otro sistema de alimentación.

El taller Magaldi no cuenta con conexión alguna a la red ya que no se trata de un taller del Subte sino de un galpón alquilado -en su momento para almacenar los CAF 6000, pero luego fueron trasladados allí otros coches, como los recientemente radiados CAF 5000-. Este depósito debió ser arrendado debido a que el Subte carece de instalaciones aptas para el almacenado de flotas, un problema histórico agravado por el recorte de los terrenos reservados para el Taller Central (reducido a su mínima expresión y aún sin terminar).

En el caso del taller Colonia de la línea H el traslado con carretones (que incluye una costosa y riesgosa operación de levantado del techo del taller, corte de calle incluido) se debe a que no se ha concretado la postergada obra del enlace con la línea E, que rompería la aislación física de la línea H con el resto de la red.

Se trata de una contratación cuyo presupuesto asciende a casi 25 millones de pesos, un gasto que podría evitarse (no sólo en esta oportunidad, sino también a futuro) con una mejor planificación.

Comentarios