Implementaron un nuevo diagrama de servicios en el Tren de la Costa que facilita la combinación con la línea Mitre (ramal Mitre). Los pasajeros no esperarán más de diez minutos entre tren y tren. Era uno de los principales reclamos de los usuarios, del que se hizo eco enelSubte hace poco más de un mes.

Trenes Argentinos Operaciones informó que desde este lunes 22 se implementó un nuevo cronograma de servicios en el Tren de la Costa (Maipú-Delta).

El nuevo diagrama busca facilitar a los usuarios la combinación con el ramal Mitre de la línea Mitre, con tiempos de espera de entre siete y diez minutos entre la llegada de un tren del Mitre y la partida del Tren de la Costa y viceversa. Contando el tiempo de combinación, el viaje de Delta a Retiro puede cumplirse en una hora y diez minutos.

El cambio en el horario llega poco de un mes después de que enelSubte publicara un informe haciéndose eco de los reclamos de los usuarios de ambos ramales, que se quejaban de lo impráctica de la combinación. Es que hasta ahora, los usuarios podían llegar a esperar hasta 40 minutos para la salida del próximo tren, lo que generaba que muchos de ellos directamente desistieran y optaran por otras alternativas.

Horarios similares habían sido implementados en 2016, pero fueron abandonados al poco tiempo.

Otra señal de integración con el Mitre pudo verse semanas atrás, al implementarse el estado de trenes en tiempo real en la aplicación Google Maps. Allí, el recorrido Maipú-Delta es informado como “Línea Mitre” y no como “Tren de la Costa”, tal la denominación heredada de la gestión privada.

Ambas modificaciones tuvieron costo cero y pueden generar un impacto positivo entre los usuarios. Restan, desde luego, otras medidas para que el Tren de la Costa deje de ser una línea aislada y pase a formar parte de la red de transporte.

Instrumentar algún tipo de integración tarifaria con el Mitre, por ejemplo, a través de la “Red SUBE”, es una de las alternativas de bajo costo posibles. Otras medidas, como la reunificación con el Mitre mediante retrochamiento y reelectrificación, ya requieren de otro tipo de inversiones que no están siquiera previstas y, aunque no imposibles, son difícilmente justificables en el contexto actual.

Comentarios