Quejas de los usuarios del Tren de la Costa porque no coordinan los horarios con los trenes del Mitre ramal Mitre. Para hacer la combinación, en algunos horarios, hay que esperar hasta 40 minutos. Tres años atrás, todos los servicios estaban combinados correctamente. La línea ha sido excluida de la Red SUBE y no aplican los descuentos tarifarios.

Hace tres años, enelSubte se hacía eco de una acertada medida tomada por Trenes Argentinos en ese momento: una modificación a los horarios del Tren de la Costa y de la línea Mitre (ramal Mitre), de forma tal que los usuarios de ambas pudieran combinar con facilidad y continuar viaje.

De acuerdo con lo informado en ese momento, las formaciones del Tren de la Costa arribarían cinco minutos antes de la partida de los trenes a Retiro, lo que les daba tiempo a los pasajeros para realizar la combinación entre las terminales Avenida Maipú y Bartolomé Mitre, llevando el tiempo de viaje total entre Delta y Retiro a apenas una hora y cinco minutos incluyendo la combinación.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esa iniciativa original se fue perdiendo y los sucesivos diagramas de horarios que entraron en vigencia dejaron de contemplar esa combinación de forma adecuada.

En la actualidad el tiempo que media entre la llegada del Tren de la Costa y la partida de un servicio del Mitre puede oscilar entre 10 y 40 minutos, lo que en muchos casos torna inconveniente realizar la combinación. Ante esto, muchos usuarios optan directamente por otras alternativas.

Esta situación se hizo evidente en los meses en que el Mitre (ramal Tigre) no llegó a Retiro por las obras del viaducto, que fue inaugurado el mes pasado. Muchos usuarios optaron por volcarse al Tren de la Costa, combinar con el Mitre ramal Mitre y así continuar viaje hasta Retiro e intermedias.

Sin embargo, pronto quedó claro que esta no era una alternativa viable. Las redes sociales se poblaron de quejas y reclamos al Ministerio de Transporte demandando que los horarios fueran coordinados de mejor manera. La reciente entrada en vigencia de un diagrama que recortó los horarios y servicios del Mitre ramal Mitre no hizo sino empeorar las cosas.

Pero la combinación no es lo único que no coordina entre el Tren de la Costa y el resto de la red de transporte metropolitana. Sucede que, inexplicablemente, el Ministerio de Transporte decidió dejar afuera de la «Red SUBE» a este ramal, de modo que los pasajeros que lo utilicen –habiendo tomado el Mitre o cualquier otro medio de transporte en las dos horas previas–, pagarán la tarifa completa. En sentido inverso, para mayor confusión, el descuento sí se aplica; es decir que si se toma un colectivo luego de haber pasado por el Tren de la Costa, la tarifa se abonará al 50%.

En redes sociales, usuarios han reclamado por la cuestión a la cuenta oficial de la tarjeta SUBE, pero desde ese canal de comunicación se limitan a indicar que se debe leer la resolución que crea la Red SUBE, donde el Tren de la Costa no es siquiera mencionado para justificar su exclusión.

Esta situación de descoordinación total se torna particularmente grave si se considera que el vulgarmente llamado «ramal Mitre» y el mal llamado «Tren de la Costa» (denominación comercial heredada de la gestión privada del grupo Soldati) son en realidad parte integral del mismo ramal del Ferrocarril Mitre: la línea de Retiro a Delta.

El tramo del «Tren de la Costa» no sólo fue separado operativamente, sino que se tomaron una serie de cuestionables decisiones que aislaron a ese ramal y lo hicieron incompatible con el resto del Mitre, como el cambio de la trocha de ancha (1676 mm) a media (1435 mm) y de la tecnología de electrificación de tercer riel por catenaria a 1500 V, una tensión inexistente en los ferrocarriles argentinos, donde toda obra nueva de ese estilo debe realizarse a 25 kV, tal como en la línea Roca y como está previsto para la línea San Martín.

La segregación de los tramos Retiro-Bartolomé Mitre y Bartolomé Mitre-Delta no es irreversible, pero requeriría varias obras –empezando por reunificar la traza salvando la Avenida Maipú– que no están siquiera previstas. La coordinación horaria, en tanto, tiene costo cero y beneficios inmediatos para los pasajeros.

Comentarios