La nueva línea 3 del Metro de Santiago entró en fase de "marcha blanca". Aseguran que se inaugurará la última semana de diciembre o la primera de enero. Se trata de una línea de 22 kilómetros de extensión, completamente automatizada, de características similares a la línea 6, inaugurada el año pasado. Tiene una demanda estimada de 400 mil usuarios diarios.

El Metro de Santiago inició la fase de “marcha blanca” de la nueva línea 3 y apuesta a que sea inaugurada “la última semana de diciembre” o a más tardar la primera semana de enero, tal la fecha que había sido anunciada hace algunos meses.

Interior de los trenes CAF AS 14, que ya circulan por la línea 6 y que funcionarán en la línea 3.

La obra fue visitada días atrás por el presidente chileno, Sebastián Piñera, la ministra de Transportes y Telecomunicaciones del país trasandino, Gloria Hutt, y el presidente del Metro, Louis de Grange, entre otras altas autoridades. En un acto simbólico, el primer mandatario dio su visto bueno al inicio de la fase final.

La línea 3 tiene una extensión de 22 kilómetros, que se recorrerán en apenas 30 minutos. Une la ciudad de noroeste a este pasando por el centro de la capital chilena, beneficiando a los municipios de Quilicura, Conchalí, Independencia, Santiago, Ñuñoa y La Reina. Los tres primeros no contaban con servicio de metro hasta ahora.

Estación Ñuñoa, donde está el centro de operaciones que controla las líneas 3 y 6.

La nueva línea, además, permitirá combinar con toda la red: con la línea 2 en Cal y Canto, con la línea 5 en Plaza de Armas, con la línea 1 en Universidad de Chile, nuevamente con la línea 5 en Irarrázaval, con la línea 6 en Ñuñoa y con la línea 4 en Plaza Egaña. De acuerdo con De Grange, la línea 3 tiene una demanda estimada de 400 mil usuarios diarios.

Técnica y constructivamente, la línea 3 guarda enormes similitudes con la línea 6, cuya obra fue realizada en simultáneo y que fue inaugurada en noviembre del año pasado. Tanto es así que ambas serán atendidas por los mismos trenes, los CAF AS 14 sin conductor, y controladas desde un Centro de Control de Operaciones montado en la estación Ñuñoa.

Con la habilitación de la línea 3, el Metro de Santiago alcanzará una extensión de 140 kilómetros. Pero el progreso de la red de la capital trasandina no se detendrá allí: la empresa trabaja en la extensión de la propia línea 3 hasta Quilicura y de la línea 2 hacia el sur, obras que fueron anunciadas en 2014. A su vez, ya están en elaboración los estudios de ingeniería para las nuevas líneas 7, 8 y 9 y para la extensión de la línea 4. Estos últimos fueron anunciados en junio pasado.

Comentarios