La línea E estuvo interrumpida desde la mañana hasta pasado el mediodía debido al desprendimiento de "varios tramos de catenaria" que habrían afectado a "al menos dos pantógrafos de dos formaciones". Pasado el mediodía se normalizó el servicio.

En la mañana de este viernes la línea E fue cerrada poco después del inicio de servicio a raíz de la caída de varios tramos de catenaria. La línea de contacto se precipitó sobre dos formaciones en circulación, afectando a al menos dos pantógrafos. Los trenes fueron retirados al taller para su revisión.

La interrupción fue de “duración prolongada” debido a la demora que llevarán los trabajos de revisión de todo el trazado de la línea para verificar el tendido de la catenaria y sus respectivos soportes.

Afortunadamente no se registraron heridos, pero cabe destacar que el incidente ocurrió mientras las formaciones transportaban pasajeros y con las catenarias energizadas.

El incidente se generó cerca de las 6 de la mañana de hoy cuando la formación Fiat Materfer N “enganchó un soporte de la línea nueva que se está colocando”.

De acuerdo a declaraciones de la operadora Metrovías, primero se restringió el servicio a una prestación limitada a las 7:43 y luego, a las 8:39, por “Protocolo de Seguridad Operativa” se decidió el cierre total de la línea hasta tanto se efectúen las revisiones correspondientes.

Pasado el mediodía la línea normalizó su servicio.

No es la primera vez que esto sucede en la línea E, que es la que arrastra mayores problemas en la red: hace menos de un año, en noviembre de 2018, se registró la caída de 200 metros de catenaria en la cochera Virreyes. En aquella oportunidad se trataba de tramos nuevos de catenaria recientemente instalada, aunque por fortuna el desprendimiento de dicho tendido no habría ocurrido con tensión en el cableado ni con pasajeros a bordo.

Comentarios