El Metro de Tokio está incorporando los trenes de la serie 2000, cuyo diseño está inspirado en los históricos Mitsubishi de la línea B, y que reemplazan a los trenes que los sucedieron. Las formaciones incorporan lo más moderno del confort y la tecnología ferroviaria japonesa. Mirá las fotos y videos.

El Metro de Tokio está incorporando paulatinamente al servicio de la línea Marunouchi los trenes de la nueva serie 2000. Las primeras partidas de trenes, tal como había explicado este medio, empezaron a ser entregadas el año pasado a la empresa operadora de la red de la capital japonesa.

Se trata de un moderno tipo de tren cuyo diseño (de inspiración «retro») está basado en el de las formaciones Mitsubishi que circularon en la línea Marunouchi por más de 30 años, entre 1954 y mediados de los 90, cuando buena parte de ellos fueron vendidos al Subte para la línea B, donde aún circulan.

La serie 2000, a diferencia del resto de los trenes de Tokio, incorpora un esquema de pintura de color rojo con la icónica cinta plateada entrelazada en sus laterales, que supo ser el sello distintivo de la antigua flota.

De hecho, esta serie 2000 reemplazará paulatinamente a los trenes que sustituyeron a los Mitsubishi en la línea Marunouchi y que tienen entre 25 y 30 años de servicio.

A diferencia de los veteranos trenes de la línea B -los más viejos del Subte en la actualidad, superando a los CAF-GEE de la línea E-, la serie 2000 incorpora lo más moderno de la tecnología ferroviaria japonesa.

Puertas de andén

Cuentan con motores síncronos de imán permanente, que permiten reducir el consumo eléctrico en un 20% con respecto a los actuales trenes, y señalamiento CBTC (Communications-Based Train Control) para mayor automatización en la operación. Como parte de este proceso de modernización, desde hace un tiempo la línea Marunouchi tiene puertas de andén (ver foto).

En el aspecto interior se han logrado amplios salones de pasajeros altamente insonorizados que aprovechan los 2,8 m de gálibo que admite la línea y cuentan con comodidades tales como aire acondicionado, servicio de Wi-Fi gratuito, enchufes para cargar teléfonos celulares o tablets, paneles de información variable que alternan mensajes en japonés e inglés (toda la cartelería y anuncios sonoros del tren son bilingües), bandejas portaequipajes y hasta pequeños ganchos para colgar bolsos o mochilas de hasta cinco kilos de peso.

Gancho para bolsos y enchufes para carga de dispositivos móviles

El Metro de Tokio ha encargado 53 trenes de este modelo, todos ellos compuestos por seis coches cada uno. Si bien se puede circular de punta a punta del tren, cada coche está separado del otro por una puerta corrediza de vidrio. Las formaciones irán integrándose a la línea de forma paulatina hasta 2022. La fabricación de los trenes estuvo a cargo de la firma Nippon Sharyo, mientras que el equipamiento eléctrico fue provisto por Toshiba.

Cabe recordar que los viejos Mitsubishi «serie 500» son especialmente reverenciados en su país de origen, habiéndose convertido en un símbolo del «Milagro Japonés»: fue la primera flota de trenes fabricada despúes de la Segunda Guerra Mundial, que devastó al país del sol naciente. En 2017, el Metro de Tokio restauró tres coches de esta serie, que fueron donados por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) tras 20 años de servicio en la línea B.

Comentarios