Comenzó a circular este lunes la primera formación Nagoya 5000 en la línea C, prometida para el verano pasado. Se trata de coches equipados con aire acondicionado. Cuentan con 35 años de antigüedad y fueron comprados de segunda mano hace tres años al Metro Municipal de Nagoya, en Japón.

Con casi un año de demora de lo originalmente previsto –se los había anunciado para el verano pasado– y a prácticamente tres años de haberse anunciado su adquisición, este lunes comenzó a circular en la línea C la primera formación Nagoya 5000 adquirida de segunda mano al Metro Municipal de esa ciudad japonesa.

Los coches causaron sorpresa entre los usuarios, ya que además de poseer carrocería de aluminio y ser visiblemente diferentes al material convencional de esa línea (los Nagoya 250/300/1200), son los primeros trenes con aire acondicionado que circulan en la línea C, por lo que fueron bien recibidos en líneas generales.

Otro de los detalles que llamó la atención de los usuarios fue la omnipresencia de indicaciones en japonés que poseen las unidades: desde los indicadores de destino laterales hasta las puertas, pasando por adhesivos en el suelo que no fueron retirados en el acondicionamiento y alistamiento que se les practicó en el Taller Polvorín y en el galpón de Barracas que SBASE le alquila al Grupo Clarín.

Los coches fueron objeto de una reciente polémica, ya que si bien la Ciudad aseguró mediante una nota en Clarín que las 30 unidades compradas estaban retenidas en la Aduana por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, buena parte de ellas se encontraba en los citados talleres. Más atrás en el tiempo, habían sido objeto de cruces entre Florencio Randazzo y Horacio Rodríguez Larreta, cuando este último negó que tuvieran 35 años de antigüedad, algo que luego fue desmentido por el presidente de SBASE, Juan Pablo Piccardo.

Cabe recordar que el primer embarque de estos coches arribó al país en enero pasado, llegando una segunda tanda hacia fines de febrero en el mismo buque que trajo la primera formación CSR para el Ferrocarril Roca, lo que motivó ácidos comentarios de la expresidenta Cristina Kirchner acerca de la antigüedad de los coches comprados por el GCBA. En mayo, en tanto, se embarcó en Japón una tercera tanda de coches.

La compra había sido anticipada en exclusiva por este medio hace casi ya tres años. La operación se pactó finalmente con la trader japonesa Marubeni, que ofreció las unidades a 550 mil dólares por coche, precio que incluía una serie de adaptaciones y reformas que fueron realizadas en Japón por Osaka Rolling Stock Industries. La más importante de ellas fue la conversión a alimentación por contacto superior y 1500 V, ya que originalmente tomaban energía de un tercer riel a 600 V. La parte de la flota que no fue vendida a la Argentina, en tanto, fue chatarreada. El 30 de agosto pasado, el último tren de esta serie que permanecía en servicio hizo su último viaje en el Metro de Nagoya, tras 35 años de servicio.

Comentarios