Se completó la entrega de 107 locomotoras CRRC para los ferrocarriles de cargas: 67 para la línea San Martín y 40 para la línea Belgrano. Se suman a los ya recibidos 3500 vagones de carga de diversos tipos, con lo que ha quedado renovada la flota tractiva y remolcada de ambas líneas. Se encamina la renovación de vías del San Martín.

La semana pasada llegó al país la última partida de locomotoras diésel CRRC para los ferrocarriles de cargas. Con este último embarque queda finalizada la etapa de renovación del material rodante y tractivo de Trenes Argentinos Cargas.

En total se recibieron 67 locomotoras de trocha ancha, destinadas a la línea San Martín, y 40 de trocha métrica para la línea Belgrano. Originalmente se habían adquirido diez para la línea Urquiza (trocha media o estándar) pero más tarde fueron cambiadas por máquinas para el Belgrano.

La compra del material tractivo a China había quedado sellada en 2013, cuando se firmó un amplio convenio de 2400 millones de dólares que incluía, además de las locomotoras, 3500 vagones de carga (borde alto, plataforma, tolvas carboneras y cerealeras), repuestos para rehabilitar cerca de 2000 vagones en talleres nacionales, maquinaria y materiales varios (durmientes, rieles, fijaciones) para renovación de vías en los tres ramales ferroviarios administrados por el Estado.

Buena parte de ese material rodante y tractivo ya está en funcionamiento. Sin embargo, es propenso a sufrir descarrilamientos que ocurren con alarmante frecuencia debido a que aún restan renovar importantes tramos de la red ferroviaria.

Por caso, recientemente se acordó con China Railway Construction Corporation (CRCC) el primer desembolso (1089 millones de dólares de un total de 2400 millones anunciados en 2015 y 2017) para la renovación del ferrocarril San Martín.

Una de las locomotoras CRRC de trocha ancha en acción, a cargo del “tren carbonero” a su paso por Villa Elisa (línea Roca).

Comentarios