La estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki (ex Avellaneda) cumplió cinco años con andenes provisorios. La elevación de las plataformas había sido lanzada durante el gobierno anterior, pero rescindieron el contrato por problemas con la constructora y nunca volvieron a licitarla. Ahora, el Ministerio de Transporte dice que quieren reactivar el proyecto y reformularlo en diálogo con organizaciones sociales.

La estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki (ex Avellaneda) de la línea Roca cumplió días atrás cinco años con andenes provisorios en dos de sus cuatro vías. Tras la inauguración días atrás de la definitiva estación Sourigues -una de las más demoradas-, Avellaneda es una de las pocas que continúa sin una solución.

Fuentes del Ministerio de Transporte de la Nación confirmaron a enelSubte que se está buscando “retomar el proyecto” y “darle un horizonte y fechas precisas” para terminar con la situación de precariedad en que se halla esa estación, que se encuentra entre las más utilizadas de la línea Roca y que sirve como punto de combinación entre los ramales vía Quilmes y vía Temperley.

Los andenes provisorios en las vías 1 y 2 fueron instalados en mayo de 2015, de caraal estreno de los trenes CSR, que comenzaron a circular en junio de ese año como semirrápidos entre Plaza Constitución y Temperley y luego, desde julio de ese año, fueron extendidos a Claypole. Tiempo luego, las plataformas fueron corridas algunos metros hacia el sur, en un esfuerzo por ubicarlas más cerca del edificio principal de la estación.

Los andenes provisorios de Avellaneda, durante su construcción (mayo de 2015).

En el segundo semestre de 2016, el Ministerio de Transporte llamó a licitación para la elevación de los andenes de todas las estaciones del Roca. Las licitaciones se demoraron y fueron adjudicadas recién a mediados de 2017. En julio de ese año, el ministerio adjudicó las obras, que comenzaron a ejecutarse en el segundo semestre de ese año.

No fue el caso de Avellaneda: en marzo de 2018 Transporte rescindió el contrato de la constructora Copacre por incumplimientos de parte de la empresa y ordenó que se volvieran a licitar los trabajos. Sin embargo, nada de eso ocurrió y el proyecto quedó congelado durante el resto del gobierno de Macri. 

Situación actual: el andén 3 provisorio, saturado de pasajeros (2019).

Ahora, desde Transporte aseguran que el proyecto de reforma está “en revisión” y que se encarará un “diálogo con organizaciones sociales” para terminar de definirlo, con la posibilidad de instalar “una especie de centro cultural en la estación”. Este último punto se relaciona con el hecho de que la parada lleva desde 2015 el nombre de los militantes sociales Santillán y Kosteki, asesinados por efectivos de la Policía bonaerense en julio de 2002. El crimen tuvo lugar en el propio hall de la estación.

La solución a implementar podría ser similar a la de la estación Rivadavia de la línea Mitre, que dada su proximidad con la ex ESMA, que operó como centro clandestino de detención durante la última dictadura, ha sido bautizada alternativamente como “estación de la memoria” y cuenta con intervenciones artísticas en homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado.

Comentarios