Una formación Talgo IV fue probada en la línea Mitre. Se estudia incorporarla en el corto plazo en el ramal a Rosario, ampliando las actuales frecuencias. El servicio a esa ciudad es el segundo en importancia del país, por debajo de Mar del Plata, y su demanda batió récords históricos: el año pasado creció un 53%. El proyecto había sido anticipado en exclusiva por enelSubte hace un año.

Exactamente un año después de que enelSubte revelara en exclusiva que se estudiaba incorporar los trenes Talgo en el servicio a Rosario, este miércoles por la mañana se realizó una prueba con esas formaciones en la línea Mitre con vistas a devolverlas al servicio en el corto plazo.

Los trenes hicieron una circulación de prueba entre los talleres de Victoria -donde están almacenados desde hace varios años, tras pasar por Remedios de Escalada, Tolosa y Gambier- y la estación Schweitzer, sobre el ramal a Capilla del Señor de la línea Mitre. La tracción estuvo a cargo de dos locomotoras EMD GR12 (A605 y A614).

Locomotora GR12 a la cabeza de la formación de pruebas, detenida en Schweitzer.

Las pruebas apuntan a comprobar el estado de las formaciones, que no prestan servicio desde 2012, para evaluar la factibilidad de incorporarlas al servicio entre Retiro Mitre y Rosario Norte. Según pudo saber este medio, el plan abarcaría la puesta en marcha de al menos dos de las cuatro formaciones que hay en el país.

En SOFSE hay interés en incorporarlas para aumentar las prestaciones del servicio a Rosario, que desde su inauguración corre con una única frecuencia diaria por sentido. El Rosarino es el segundo tren de larga distancia del país por cantidad de pasajeros transportados y su demanda viene batiendo récords históricos: en 2019, creció un 52%.

Esto implicaría, en los hechos, retomar el plan -explicado por este medio- que fue evaluado entre 2016 y 2017 por la anterior gestión, pero sobre el que no se tomó ninguna decisión.

Las formaciones Talgo IV, adquiridas de segunda mano a España en 2010, funcionaron brevemente (julio 2011 a noviembre 2012) en el corredor Plaza Constitución – Mar del Plata, quedando apartadas de servicio desde entonces. En aquel tiempo, las vías no estaban renovadas y los trenes, de sofisticada tecnología pendular, sufrieron algunos incidentes.

La situación no debería ocurrir en el ramal a Rosario, que cuenta con su infraestructura totalmente renovada. El único obstáculo en ese caso es que la administración de la vía sigue en manos de la concesionaria de cargas NCA, lo que impide la mejora de los tiempos de viaje para los servicios de pasajeros. La ley de Ferrocarriles Argentinos de 2015 prevé que el Estado recupere la gestión de la infraestructura, medida que el macrismo nunca implementó y que el actual gobierno promete poner en práctica, aunque recién en los próximos años. Hasta 1993, los trenes tardaban menos de 4 horas entre Retiro y Rosario Norte; actualmente, aún con las vías íntegramente renovadas por el Estado, toma unas 6 horas y media.

Cada formación Talgo IV está compuesta por nueve coches: un furgón generador, uno cafetería, otros dos clase “preferente” (equivalente española de nuestra “Pullman”) con 26 asientos cada uno y los restantes cinco de clase “turista” (equivalente de nuestra “Primera”): cuatro de ellos con capacidad para 36 personas y uno para 24.

Comentarios