Metrovías continuará operando el Subte hasta tanto se resuelva la licitación para elegir al nuevo concesionario de la red, proceso que ha entrado en su etapa final y que se resolverá en las próximas semanas.

Metrovías continuará operando el Subte hasta tanto se resuelva la licitación para elegir al nuevo concesionario de la red, proceso que ha entrado en su etapa final y que se resolverá en las próximas semanas.

La decisión fue tomada por Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) días atrás, sobre el filo del vencimiento de la prórroga otorgada por la Legislatura el año pasado, previsto para este 31 de diciembre de 2019.

Según pudo saber este medio, la extensión fue concedida mediante una resolución de directorio de SBASE (dado que no fue tratada en la Legislatura ni otorgada por decreto del Jefe de Gobierno, posibilidad que había sonado días atrás) y agregada como adenda al Acuerdo de Operación y Mantenimiento sucesivamente prorrogado desde 2013.

Si bien la maniobra da cobertura legal a Metrovías para seguir operando la red durante 2020 – la ausencia de una prórroga complicaba varios aspectos de la operación, tal como explicó este medio días atrás -, existen dudas acerca de su legalidad: es que al ser el Subte un bien público, su entrega en concesión debe tener tratamiento legislativo. De hecho, así se procedió en las anteriores prórrogas, todas las cuales fueron convalidadas por el legislativo.

En SBASE aseguran que la medida es legal y se ampara en el proceso de licitación abierto. Cabe recordar que compiten por quedarse con la concesión de la red el consorcio Keolis-Eurnekian y la propia Metrovías. La primera obtuvo el puntaje más alto en la oferta técnica, aunque resta conocer el resultado del análisis de las propuestas económicas (de mayor peso en el total), lo que se conocería en las próximas semanas.

Aún de no mediar sobresaltos (Metrovias ya anunció presentaciones ante lo que considera una mala evaluación de su oferta técnica), y de adjudicarse el ganador en los próximos meses, se requeriría un periodo de transición entre el actual y el nuevo operador. Claro está, acaso la razón más fuerte para justificar la extensión del contrato de Metrovias, devendría abstracta en caso de que esta misma empresa continúe operando la red por los próximos 12 años, prorrogables por 3 más.

Comentarios