Coches históricos deteriorados que se encontraban en la playa de Retiro fueron trasladados a las instalaciones del Museo Nacional Ferroviario (MNF), quedando bajo su custodia. Lanzan un plan para relevar el patrimonio ferroviario abandonado y evaluar su posible restauración.

Ferrocarriles Argentinos anunció la puesta a resguardo de una serie de coches ferroviarios históricos que se encontraban en la playa de cargas de Retiro y que fueron trasladados a las instalaciones del Museo Nacional Ferroviario (MNF).

El movimiento de los coches estuvo a cargo de Trenes Argentinos Capital Humano, empresa del grupo Ferrocarriles Argentinos, en colaboración con Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE), que aportó una locomotora para realizar las maniobras, y con la concesionaria de cargas Nuevo Central Argentino (NCA).

Entre los coches trasladados se encuentran: el R1417 (construido en los talleres del Ferrocarril Sud de nuestro país en 1920 y que fue utilizado por los presidentes José María Guido y Arturo Illia), el R1401 (del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico y que trasladó desde Buenos Aires a Mendoza al Príncipe de Gales, luego rey Eduardo VII de Gran Bretaña, en su visita a la Argentina en 1925), el O16 (de fines del siglo XIX que tiene la particularidad de contar con tres ejes), un Hitachi que formó parte de trenes de auxilio, dos coches eléctricos con carrocería de madera modificados para oficiar como coches reservados (O91 y SO590), y la locomotora Patria, fabricada en Francia en 1888 y que prestó servicio hasta 1912 en el Ferrocarril Oeste (FCO) y luego en Campo de Mayo.

En un comunicado, la empresa anunció que está abocada a “relevar el material rodante con valor histórico existente, que forma parte del patrimonio del Estado, y se encuentra diseminado por todo el país [vandalizado o en avanzado estado de deterioro], para evitar que su deterioro se profundice”.

Una vez terminado ese inventario, actualmente inexistente, se realizarán “análisis técnico-presupuestarios” para realizar “eventuales tareas de restauración”.

Cabe recordar que la empresa, que tiene como uno de sus objetivos principales “la preservación y difusión del patrimonio histórico ferroviario de nuestro país”, ya decidió encarar la restauración de una serie de coches que se encuentran bajo custodia del Museo Nacional Ferroviario, enviando la primera tanda a los talleres de Junín meses atrás.

Comentarios