La Cooperativa de Trabajo Talleres Junín (COOTTAJ) recibió un encargo para reparar nueve coches históricos asignados al Museo Nacional Ferroviario. Los primeros tres serán el oficial/presidencial, un coche bar y un Pullman. La intención es implementar un "museo rodante".

El Ministerio de Transporte de la Nación informó que la Cooperativa de Trabajo Talleres Junín (COOTTAJ) reparará nueve coches ferroviarios históricos asignados al Museo Nacional Ferroviario “Raúl Scalabrini Ortiz”, cuyas instalaciones reabrieron meses atrás.

Las unidades serán restauradas en dos etapas. El primer envío se compone de tres coches Werkspoor holandeses de 1952: el oficial/presidencial, el Pullman PA 412 y el coche bar BA 400. Estos últimos dos estuvieron en servicio hasta hace pocos años atrás bajo la gestión de la extinta concesionaria Ferrocentral, mientras que el primero, apartado de servicio con anterioridad, fue el que trasladó al Papa Juan Pablo II a Luján en su visita de 1982. Fotografías del interior de los coches pueden observarse aquí.

En la segunda etapa serán restaurados un coche cine y otros cinco de pasajeros.

Según explicó el ministerio en un comunicado, los coches serán intervenidos en “tracción, sistemas de choques y ruedas, además de chapa y pintura en la parte externa, y revisión de los sistemas eléctricos y de aire acondicionado”. “El objetivo final es que las unidades [que actualmente están expuestas estáticas] puedan circular, formando un museo rodante“, explicaron desde la cartera que conduce Mario Meoni.

Cabe recordar que los talleres de Junín enfrentaron en los últimos años una fuerte crisis por falta de trabajo que los mantuvo al borde del cierre. La suerte pareció cambiar con la llegada del juniense Meoni al Ministerio de Transporte: aún antes de asumir, el titular de la cartera se había comprometido a “garantizar el trabajo” de los talleres.

Comentarios