El presidente Alberto Fernández anticipó que la cuarentena continuará más allá del 12 de abril y que el transporte público no retornará a la normalidad dado que es "el principal foco infeccioso". Sus palabras desautorizaron los dichos de Meoni ante la Cámara de Diputados, quien había asegurado que desde la semana que viene se retomarían las frecuencias habituales. Un nuevo paso en falso del ministro.

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, adelantó este miércoles en entrevista con el programa Arriba Argentinos de Canal 13 que “la cuarentena sigue”.

De esta manera, el Presidente disipó las informaciones que habían circulado en los últimos días acerca de un levantamiento del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) o bien de un relajamiento considerable de sus disposiciones.

En particular, Fernández habló de “ínfimas alteraciones” en las normas del ASPO únicamente para la Ciudad y el Gran Buenos Aires y los grandes centros urbanos (se mencionan rubros claves del comercio y la industria), aunque anticipó que los controles serán “más estrictos porque estamos viendo más relajamiento”.

Quedaron así desautorizados los dichos del ministro de Transporte Mario Meoni frente a la Cámara de Diputados sobre una vuelta a las frecuencias normales de transporte público en el Área Metropolitana a partir de la semana que viene –de los que se hizo eco este medio ayer–. “Acá no hay ningún levantamiento de la cuarentena”, explicó el Presidente, y recalcó que “el transporte público […] es el principal foco infeccioso”.

No obstante esto, no se descarta que –en función de los sectores económicos claves que retomen su actividad la semana que viene– se implementen diagramas de servicio que incrementen las prestaciones actuales, a fin de evitar la aglomeración de pasajeros.

Desde el ministerio se atajaron alegando que los dichos de Meoni se referían a que se está “trabajando en la planificación” de un retorno a las frecuencias habituales “dependiendo de las categorías que se liberen”, pero la decisión no está tomada de momento.

No es la primera vez que las decisiones de Meoni generan roces internos en el Gobierno. Semanas atrás, el esquema de emergencia con menos paradas anunciado para los ferrocarriles trajo problemas y condujo a desmanes en la estación Once de la línea Sarmiento, llevando al Presidente a adelantar el comienzo de la cuarentena total. El esquema se reveló tan caótico que terminó durando un solo día, retomándose el servicio con paradas en todas las estaciones a partir del día siguiente. Luego, el Ministro de Transporte tuvo un entredicho con el canciller Felipe Solá al negar la posibilidad de interrumpir las operaciones del Aeropuerto de Ezeiza, medida que finalmente se confirmó.

Finalmente, la decisión de dar continuidad a las concesiones privadas de las líneas Urquiza y Belgrano Norte, que debían volver al Estado, es otra de las medidas de Meoni que aparecen a contramano del accionar del Gobierno.

Comentarios