Las líneas B y E circularon con demoras esta mañana y se normalizaron recién pasadas las 10. Quejas de los usuarios por los trenes saturados, estaciones desbordadas, demoras, mala frecuencia y la tarifa.

Este miércoles por la mañana las líneas B y E circularon con demoras, situación que generó reclamos y la bronca de los usuarios del Subte.

La línea B, de hecho, estuvo interrumpida por unos pocos minutos, mientras que la línea E también ofreció un breve servicio limitado entre San José – Virreyes. Las demoras, empero, continuaron a lo largo de casi toda la mañana y ambas líneas se normalizaron alrededor de las 10 de la mañana.

Las críticas de los pasajeros se concentraron en los tiempos de viaje, el abarrotamiento de estaciones y trenes (particularmente de los polémicos CAF 6000 y la imposibilidad de subir a los mismos) y la baja calidad del servicio en relación a la tarifa, que desde principios de mes cuesta $16,50 y que en mayo próximo llegará a los $21.

La línea B es la más utilizada de la red: el año pasado su demanda creció un 4,2%. En buena medida esto se debe al cierre parcial de la línea San Martín, cuyos pasajeros optan por la línea Urquiza y toman el Subte en la estación Federico Lacroze.

La línea E se ubica en el otro extremo: es la menos utilizada de la red. No obstante, su demanda creció un 2,8% el año pasado. Desde hace largo tiempo arrastra una crisis de servicio que ha derivado en episodios de tensión, como la «pueblada» de fines de enero pasado. Se prevé que este año finalizará la obra de renovación de vías, será extendida a Retiro y se pondrán en servicio más trenes Fiat Materfer, con el objetivo de llevar la frecuencia a 3:30 minutos en hora pico para fin de año.

Comentarios