La estación Sáenz, terminal sur de la línea H, está nuevamente demorada. A pesar de haber sido licitada en 2010 y adjudicada en 2011, sufrió modificaciones, fue reubicada y postergada por priorizar otras obras. Ahora dicen que por problemas de suelo su construcción podría costar hasta 200 millones de dólares, y que podría volver a ser licitada.

La estación Sáenz de la línea H está nuevamente demorada y el inicio de las obras podría tardar varios años en materializarse.

De todas las estaciones planificadas para el Subte, la futura terminal de la línea H es la que más avanzada está. Si bien actualmente no hay ninguna estación en construcción, pocas dudas caben acerca de que Sáenz será la próxima en iniciarse.

La construcción de Sáenz fue licitada en 2011, junto con las estaciones Córdoba, Santa Fe, Las Heras, Facultad de Derecho y Nueva Pompeya, resultando adjudicataria la UTE Techint-Dycasa. El resto de las estaciones del tramo norte fueron inauguradas por etapas entre 2015 y 2018.

Nueva Pompeya, por su parte, fue suprimida por la Legislatura en 2014, en un cambio de traza que también alteró la ubicación de la estación Sáenz. Este cambio alteró los planes, ya que debió revisarse toda la ingeniería del sector posterior a la estación Hospitales.

En Sáenz se proyecta construir un centro de trasbordo que sirva a la línea H, el Belgrano Sur y numerosas líneas de colectivo de la zona.

Una vez determinado el nuevo emplazamiento, las obras sufrieron nuevas demoras: desde el Gobierno porteño decidieron impulsar la terminación del tramo norte y de las cocheras, además de la finalización de la extensión a Retiro de la línea E, cuyas obras civiles estaban listas desde 2015, postergando sucesivamente el inicio de las obras.

En un diálogo reciente con este medio, el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Eduardo de Montmollin, explicó que en el caso de Sáenz “está todo listo para tomar una decisión”, pero que una de las dificultades más importantes que enfrenta la obra es su alto costo a pesar de una escasa longitud: unos 200 millones de dólares.

Esto se debe, fundamentalmente, a las características del suelo en la zona, muy cercana al Riachuelo, que lo vuelve poco apto para la construcción de un subterráneo. 20 años atrás, cabe recordar, se había planteado la posibilidad de construir el tramo sur en viaducto por esta cuestión, pero esa propuesta había sido rechazada de plano por los vecinos del barrio. Irónicamente, la zona será atravesada por un viaducto de todas formas: el de la línea Belgrano Sur, cuya segunda etapa fue recientemente suspendida.

De acuerdo con De Montmollin, a pesar de que la estación fue adjudicada hace más de siete años, SBASE analiza la posibilidad de volver a licitarla o al menos revisar el contrato con la UTE Techint-Dycasa. En cualquier caso, una nueva licitación no haría más que añadir nuevas demoras a la obra.

El titular de la empresa estatal también comparó ese monto con otras inversiones necesarias para la red y estimó que por una cifra similar podría renovarse completa la flota de trenes de la línea C para operar en forma automatizada, un proyecto que -tal como anticipó en exclusiva este medio- ya analiza SBASE.

Comentarios