La línea 8 habilitó un servicio semirrápido que cubrirá el recorrido Plaza de Mayo - Aeropuerto Internacional de Ezeiza. El servicio cubrirá el hueco dejado por los cancelados ArBus. El difícil acceso a los aeropuertos mediante transporte público, nuevamente en discusión.

El pasado lunes 2 de julio comenzó a funcionar un nuevo recorrido de colectivo que conecta Plaza de Mayo con el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Se trata de un nuevo ramal semirrápido de la línea 8, que es administrada por la empresa Río Grande, perteneciente al poderoso Grupo DOTA. El recorrido circulará por el Metrobús de la autopista 25 de Mayo con una frecuencia de media hora.

La línea 8 ya tenía un ramal al aeropuerto, pero se trata de un servicio convencional que no va por autopista y cuyos tiempos de viaje resultan poco competitivos para quienes deseen desplazarse entre la Ciudad y el aeropuerto y viceversa.

La empresa ya había experimentado con un servicio semirrápido diferencial en agosto de 2012 (ver foto principal), que duró poco más de un mes y desapareció en circunstancias poco claras.

El nuevo recorrido de la línea 8 llena el hueco dejado por los servicios estatales “ArBus”, que fueron cancelados en febrero pasado por decisión del Ministerio de Transporte de la Nación.

La falta de oferta de transporte público a los aeropuertos del área metropolitana es un tema que recurrentemente es discutido: de los tres que sirven a Buenos Aires, sólo el pequeño aeropuerto de El Palomar cuenta con una conexión ferroviaria a través de la estación homónima de la línea San Martín. Esa línea, sin embargo, opera con servicio limitado y no llega al centro de la ciudad.

En el caso de Ezeiza, el acceso mediante transporte público resulta engorroso debido a la distancia que separa al aeropuerto del centro de la ciudad y a una inadecuada e insuficiente oferta de transporte automotor. La posibilidad de realizar una conexión ferroviaria fue descartada tiempo atrás por el ministro Dietrich, aunque un eventual ramal requeriría inversiones relativamente pequeñas: sólo ocho kilómetros separan a la terminal aérea de las vías del ferrocarril Roca, que además se encuentra electrificado.

En el caso de Aeroparque ocurre una situación similar: las vías de la línea Belgrano Norte pasan por la parte trasera de la terminal aérea. En 2014 se propuso construir una estación allí, pero esto fue finalmente descartado tras un dictamen adverso de la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) y AUSA.

Comentarios