El sábado fueron inaugurados oficialmente los nuevos talleres de Tolosa de la línea Roca. En sus instalaciones se realizará mantenimiento, alistamiento, reparaciones y limpieza de la flota de trenes eléctricos, complementando a Llavallol y Gerli. La obra, al igual que el resto de la electrificación, contó con financiamiento del BID.

Con un acto oficial que tuvo lugar el pasado sábado quedaron inaugurados los renovados talleres de Tolosa de la línea Roca.

Las instalaciones, que comenzarán a operar de inmediato, cuentan con galpones y naves de 18 mil metros cuadrados con capacidad para realizar mantenimiento, reparaciones y alistamiento de «hasta 30 trenes de manera simultánea».

Dentro del taller se instaló un nuevo torno bajo piso de última generación que permite realizar el torneado de tres coches por día. A su vez, hay una playa de lavado de trenes de 5000 metros cuadrados que permitirá realizar el lavado de una formación en apenas 30 minutos.

Otros 4500 metros cuadrados están ocupados por oficinas y vestuarios. Se estima que en el lugar trabajarán unas 175 personas.

El nuevo taller de Tolosa permitirá atender buena parte de la flota de trenes eléctricos de la línea Roca, compuesta por 300 coches CSR y poco más de 100 coches Toshiba, que serán sustituidos en breve por 200 coches chinos adicionales que actualmente están en fabricación. Así, Tolosa complementará a los talleres de Llavallol -inaugurados en los años 80, en conjunto con la primera etapa de la electrificacióny al taller de alistamiento de Kilo 4, en Gerli, que fue inaugurado en 2017. Remedios de Escalada, en tanto, seguirá especializado en material diésel y remolcado, tanto de los trenes locales como de larga distancia.

Tolosa, cabe recordar, fue inaugurado como taller por la empresa de capitales británicos Ferrocarril Sud en 1885. Su estructura respondía a los lineamientos típicos de la arquitectura industrial inglesa de fines del siglo XIX. Para dar paso a las obras de modernización, gran parte de las antiguas estructuras fue demolida, conservándose únicamente las fachadas de ambos laterales. El taller había sido cerrado por la concesionaria Metropolitano en 2001, teniendo desde entonces un funcionamiento muy limitado, por ejemplo como depósito para algunas formaciones apartadas de servicio, tal el caso de los trenes Talgo.

La rehabilitación de los talleres de Tolosa es una de las etapas clave del proyecto de electrificación de la línea Roca, habilitada por etapas entre 2015 y 2017. La obra, cabe recordar, fue financiada por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que fue acordado en 2013. La misma entidad financiará la mayor parte de la electrificación de la línea San Martín, cuyo comienzo se estima para los próximos meses.

Comentarios