La licitación para seleccionar al nuevo operador del Subte acelera su ritmo y se encamina a una definición en los próximos días. Algunas fuentes mencionan como favorito al consorcio Keolis-Helport, integrado por una subsidiaria de la SNCF y el grupo local Eurnekian, aunque la puja entre las empresas y la cuestión política interfieren el proceso en su recta final. Aún resta el análisis de ofertas económicas.

La licitación para seleccionar al nuevo operador del Subte por los próximos 12 años (con opción de prórroga por tres años más) aceleró vertiginosamente su aletargado ritmo en la última semana.

Tal como explicaba este medio días atrás, a la fecha no ha habido adjudicación ni tampoco prórroga del actual contrato con Metrovías, que vence el último día del mes. Pero diversas fuentes al tanto de la operación aseguraron a enelSubte que “se vienen definiciones” en los próximos días y aseguraron que “habrá sorpresas” en el proceso.

Según pudo saber este medio, la licitación dio un vuelco en los últimos días y, cuando parecía que la continuidad de Metrovías era casi un hecho, las propuestas de las operadoras internacionales comenzaron a picar en punta. Sin embargo, surgen rumores de que las dilaciones en el análisis de las ofertas técnicas podrían haber sido causadas por los oferentes franceses para ganar terreno en la recta final y equiparar a la oferta presentada por Metrovías que, en total, propone unos 150 millones de dólares en inversiones varias.

El giro ocurrió luego de la culminación del análisis de las ofertas técnicas, donde las propuestas de los consorcios encabezados por las empresas francesas habrían salido favorecidas. Una fuente, de hecho, menciona como favorito al consorcio Keolis-Helport, integrado por una firma francesa (depende de la ferroviaria estatal SNCF) y una subsidiaria del Grupo Eurnekian, con asesoramiento de una consultora controlada por el Metro de Londres, de cuya propuesta se conoce más bien poco.

Otras fuentes aseguran que la mejora de la posición de los consorcios franceses se debe a “una bajada de línea desde arriba” de favorecer a las empresas internacionales y a la decisión de “no renovar” con el grupo Roggio, que opera el Subte desde hace 25 años. Este supuesto favoritismo se daría por una cuestión puramente política y “a pesar” de que las ofertas de ambas están “flojas de papeles”, al decir de una alta fuente.

Pese al hermetismo predominante tanto en SBASE como en Metrovías, que eludieron formular comentarios a la cuestión, en la sede de la actual operadora reinaba en los últimos días un clima de incertidumbre y preocupación por la solvencia de las propuestas de los demás oferentes. Al respecto, desde Metrovías afirman que “no tenemos novedades acerca de una definición pero somos optimistas porque estamos convencidos de que nuestra oferta es superior a la de nuestros competidores”.

Con todo, nada está escrito aún, ya que resta la apertura de los sobres con la oferta económica, lo que tendrá lugar en las semanas por venir.

Comentarios