La crisis del coronavirus empuja al gobierno británico a una medida sin precedentes: suspenderán por seis semanas el esquema de concesiones ferroviarias y el Estado se hará cargo de costos operativos y salarios. Esto implica, en los hechos, una renacionalización temporaria de la red ferroviaria. Auguran que el esquema de concesiones se verá sustancialmente modificado.

Fue el país emblema de la privatización de los ferrocarriles. A diferencia del resto de Europa, liquidó a su empresa ferroviaria estatal y hasta llegó a privatizar (en una medida que luego debió ser revertida) a la compañía encargada de la infraestructura ferroviaria.

Pero, a tiempos extraordinarios, soluciones extraordinarias: el Gobierno del Reino Unido acaba de anunciar que por la crisis del coronavirus -que mantiene al país en una cuarentena prácticamente total, como en la Argentina- suspenderá el régimen de concesiones. La medida, que en principio regirá por seis semanas, implica una reestatización temporaria del sistema ferroviario británico. Durante este período, todos los costos (incluyendo los salarios) serán absorbidos por el Estado.

El anuncio realizado por el Departamento de Transporte se fundamenta en las fuertes caídas registradas en la venta de boletos y en la cantidad de pasajeros transportados desde el estallido de la crisis, lo que compromete seriamente la viabilidad de la operación privada.

Con la medida se busca asegurar que las concesionarias continúen prestando los servicios mínimos (reducción del 50% en las frecuencias) para permitir el traslado de trabajadores esenciales.

El Gobierno advirtió que, en el caso de que algún operador no quiera aceptar las nuevas condiciones, el Estado tomará a su cargo la operación de las líneas. Como reportó oportunamente enelSubte, con anterioridad a la crisis el Gobierno británico ya había reestatizado dos compañías ferroviarias, en ambos casos debido al mal servicio prestado.

Si bien el Gobierno británico hizo hincapié en que se trata de una medida extraordinaria y temporaria, no son pocos quienes aventuran que el anuncio prefigura una reestructuración a fondo del sistema ferroviario británico. Para el diario The Independent, por caso, “el sistema de concesiones ferroviarias […] podría no retornar nunca más a su forma actual”.

La situación contrasta notablemente con lo ocurrido en la Argentina, donde con la excusa de la crisis del coronavirus y ante el vencimiento en días de las únicas dos concesiones ferroviarias privadas que quedan, el Gobierno resolvió patear el problema para el próximo año y apostar a la continuidad de los actuales operadores.

Comentarios