Ante la denuncia de trabajadores del posible traslado de empleados a otras dependencias y el "vaciamiento" de personal, la Cámara de Diputados del Chaco declaró de interés provincial el servicio metropolitano de Resistencia, ejerciendo presión para su restablecimiento. El tren está suspendido desde hace dos años y medio. Advierten falta de interés del Estado nacional.

El servicio metropolitano de Resistencia, que lleva dos años y medio sin funcionar, está al borde de la desaparición total.

Un grupo de trabajadores ferroviarios advirtió semanas atrás que el servicio podría quedarse sin personal debido a la firma de un acuerdo entre la Unión Ferroviaria y Trenes Argentinos Operaciones que permite que los empleados sean reubicados en otros servicios regionales.

Según puntualizó el diario Norte, los traslados son presentados como “la única alternativa para conservar la fuente laboral”, advirtiendo que esta misma política ya fue aplicada “en Entre Ríos”, donde -tal como explicó este medio- dos servicios regionales fueron clausurados en los últimos años.

La toma de estado público de esta situación despertó gran alarma en Chaco, porque compromete la posibilidad de un restablecimiento de los servicios. Rápida de reflejos, la Cámara de Diputados del Chaco aprobó la semana pasada un proyecto para declarar de interés provincial la prestación de servicios ferroviarios de pasajeros. La iniciativa había sido aprobada por unanimidad en la Comisión de Industria, Transporte, Comunicaciones y Defensa al Consumidor de la legislatura provincial.

En el debate, el diputado Aurelio Díaz denunció que “el Gobierno nacional tomó decisiones para definitivamente finiquitar este tren metropolitano”, mientras que el diputado Hugo Sager, presidente del bloque Justicialista, remarcó que “lo que tenemos que aportar es voluntad política” para que “el tren que es vital para mucha gente vuelva a transitar”.

La intendenta de Puerto Tirol (una de las cabeceras del servicio), Claudia Gronda, reclamó por la vuelta del servicio ferroviario ya que “en otros países del mundo se están modernizando más los trenes y aquí en Argentina se quiere eliminar el servicio”. Gronda agradeció a los diputados la sanción de la iniciativa.

Sager, por su parte, puntualizó que “si en este último tiempo que resta del año el Estado nacional no toma cartas en el asunto, estoy convencido que a partir del 10 de diciembre tendremos políticas públicas que reactivarán el servicio”, en referencia a un posible cambio de Gobierno.

Cabe recordar que el servicio metropolitano de Resistencia fue suspendido en marzo de 2017 bajo el argumento del mal estado de las vías. Pero lejos de encararse las reparaciones necesarias para que el tren vuelva a circular, la empresa se limitó a cancelar los servicios “hasta nuevo aviso”. Trenes Argentinos ha licitado reparaciones y renovaciones de vías en varios puntos del Chaco e incluso en el propio ramal C3, pero sólo en los tramos por los que exclusivamente discurren trenes de carga, excluyendo deliberadamente al servicio metropolitano. En 2014, el tren había movilizado a más de 417 mil pasajeros anuales, una cifra superior a lo transportado por el Tren de las Sierras o el Tren del Valle, los dos servicios regionales más utilizados del país.

La virtual cancelación del servicio metropolitano de Resistencia es todavía más notoria cuando se tiene en cuenta que fue uno de los pocos servicios que había podido sobrevivir a la década del 90 y la crisis de 2001 fuera del Gran Buenos Aires. Su vuelta al ámbito nacional había comenzado con mejoras en la fiabilidad, frecuencia y material rodante del servicio, hasta que el actual gobierno tomó la decisión de suspenderlo como parte de la estrategia de clausuras “por goteo”.

Comentarios