Comenzó la obra de renovación de la vía descendente entre Alejandro Korn y Glew. En 2011 se había terminado la renovación de la ascendente, pero la obra había quedado inconclusa. Habrá servicio limitado hasta Glew los fines de semana. La renovación beneficiará a los trenes eléctricos y a los de larga distancia a Mar del Plata.

Tras años de demora, comenzaron el pasado sábado las obras para renovar la vía descendente entre las estaciones Glew y Alejandro Korn de la línea Roca.

Esto implica la renovación de unos diez kilómetros de vías, incluyendo los cuadros de las estaciones Guernica y Alejandro Korn, los aparatos de vía y obras de arte. Se colocarán rieles UIC 54 soldados y durmientes de hormigón, conforme la norma aplicada en las renovaciones actualmente en marcha.

La renovada infraestructura no sólo beneficiará a los trenes eléctricos, que ahorrarán valiosos minutos de viaje y ganarán en velocidad y confort, sino también al tren de larga distancia a Mar del Plata, que discurre por ese ramal.

Para permitir el avance de los trabajos se anunció que los trenes de ese ramal circularán sólo hasta Glew los fines de semana durante los próximos seis meses. Esto implica, también, afectaciones al servicio local Alejandro Korn – Chascomús.

En el lugar trabaja una nutrida cuadrilla de obreros y supervisores, que cuentan con maquinaria pesada, ocho chatas y la locomotora «pilota» GAIA número 6235.

Las tareas, a cargo de la UTE Herso-Ferromel, fueron licitadas el año pasado por Trenes Argentinos Infraestructura y buscan dar cierre a una obra que lleva varios años inconclusa.

En 2011, durante la gestión de la extinta Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE), se había realizado la renovación de la vía ascendente con durmientes de hormigón y riel largo soldado. Sin embargo, un litigio con la contratista había frenado la renovación de la deteriorada vía descendente. Esto implicaba que al circular hacia Korn los trenes podían hacerlo a grandes velocidades (superiores a los 100 km/h), mientras que a la vuelta debían recorrerlas a baja velocidad.

Cabe recordar que, en el tramo Glew – Korn, la electrificación también se hizo «en cuotas». En 2002 la entonces concesionaria Metropolitano habilitó el servicio eléctrico con una sola vía, por lo que los trenes iban y volvían por la misma. Recién en la década de 2010, en coincidencia con la renovación de la infraestructura, se electrificó la segunda.

Vista del tren de obra

Comentarios