Casimiro Zbikoski anunció que está reparando varios cochemotores Wadloper con vistas a implementar un servicio local entre Posadas y Garupá, con dos paradas intermedias. Se trata de coches comprados por TBA, pero que nunca habían sido puestos en marcha y que fueron rematados en 2016 en el marco de la quiebra de la empresa de los Cirigliano.

Casimiro Zbikoski, empresa operadora del servicio ferroviario Posadas – Encarnación, se encuentra reparando una serie de cochemotores con vistas a la implementación de un servicio local entre Posadas y Garupá.

Los “nuevos” Wadloper bicabina, en Garupá.

Este nuevo servicio discurriría entre las estaciones Posadas y Garupá y contaría con dos paradas intermedias: una en el barrio Ñu Porá y otra en Miguel Lanús, en cercanías del campus de la Universidad Nacional de Misiones.

Tal como explicó oportunamente este medio, el servicio a Garupá está contemplado en el acuerdo de operación entre Trenes Argentinos y Casimiro Zbikoski, que está vigente desde fines de 2015.

De acuerdo con el medio local El Territorio, los coches están recibiendo reparaciones en su carrocería, además de nueva pintura, y se les están realizando tareas de mantenimiento en sus partes mecánicas para ponerlos en funcionamiento.

Según pudo saber enelSubte, se trata de una partida de cochemotores Düwag DH1 “Wadloper” bicabina que fueron adquiridos por Zbikoski en un remate judicial que tuvo lugar a fines de 2016, en el marco de la quiebra de la extinta operadora Trenes de Buenos Aires (TBA). Las unidades todavía ostentan el esquema de colores de Nederlandse Spoorwegen (NS).

Cabe recordar que los coches Wadloper fueron fabricados en la década del 80 a pedido de NS (Ferrocarriles Neerlandeses) para cubrir servicios regionales. Hacia finales de la década pasada, la empresa estatal holandesa los retiró de circulación, vendiéndolos a distintas empresas ferroviarias en Polonia, República Checa, Rumania y, además, Argentina.

Uno de los Wadloper que TBA utilizaba para el Tren de los Pueblos Libres y el Gran Capitán.

En este caso, la entonces concesionaria TBA los había adquirido para cubrir el denominado “Tren de los Pueblos Libres”, un servicio binacional de corta vida que discurría entre Pilar y Paso de los Toros (Uruguay) por vías del Ferrocarril Urquiza. En este caso, se trata de duplas motriz-remolque. Hacia fines de 2011 TBA empezó a utilizar los Wadloper en el servicio Pilar – Posadas, una versión acotada del “Gran Capitán” que Trenes Especiales Argentinos (TEA) había dejado de prestar meses atrás.Con la revocatoria de la concesión de TBA el 24 de mayo de 2012, tras la tragedia de Once, tanto el Tren de los Pueblos Libres como el servicio Pilar – Posadas dejaron de correr. Los Wadloper que se utilizaron para cubrir estas prestaciones quedaron abandonados a su suerte en la estación Pilar del Urquiza hasta que la empresa Casimiro Zbikoski los adquirió para el flamante servicio internacional Posadas – Encarnación, que se mantiene a la fecha con un gran éxito de público. Los restantes coches (motrices bicabina), que salieron a remate, no habían salido nunca del puerto o de las instalaciones de Emfer.

Comentarios