Comenzó el montaje de las vías del puente que permitirá cruzar el río Carcarañá y vincular la vía principal del Ferrocarril Belgrano con las terminales portuarias de Timbúes. Ese puerto es actualmente inaccesible por ferrocarril. La obra es afrontada con 70% de inversión privada y 30% del Estado.

La obra del nuevo ramal del Ferrocarril Belgrano al puerto de Timbúes (Santa Fe) avanza a buen ritmo. Según informó Trenes Argentinos Infraestructura, días atrás se comenzó a trabajar en el montaje de las vigas del puente que permitirá el cruce sobre el río Carcarañá.

El puente tendrá 100 metros de longitud y está formado por cuatro tramos. Cada tramo está formado a su vez por cuatro vigas, que sostendrán la losa de hormigón sobre la cual se ubicarán las vías.

La obra es una pieza clave del proyecto, que vinculará al ramal F1 del Ferrocarril Belgrano con las terminales portuarias de Timbúes, actualmente inaccesibles por ferrocarril, a través de unos diez kilómetros de vías nuevas. En Timbúes, cabe recordar, están ubicadas cinco terminales de exportadoras de cereales y oleaginosas (tres operativas y dos en construcción).

A esto se suma la construcción de una nueva playa ferroviaria de diez vías paralela a la vía principal del ramal F1 en Oliveros, cuya construcción había comenzado meses atrás, y al proyecto de la nueva circunvalación a la ciudad de Santa Fe, pronta a ser adjudicada, lo que evitará que los trenes transiten por el ejido urbano, ganando en seguridad y reduciendo los tiempos de viaje y los costos vinculados al transporte de las mercancías.

Cabe recordar que el proyecto de Timbúes demanda una inversión de 122 millones de dólares, de los cuales el 70% corresponde a los privados (el tendido de vías de diez kilómetros entre la vía principal y las terminales), mientras que el 30% restante, correspondiente a la playa y el puente mencionado más arriba, es afrontado por el Estado con parte del crédito acordado con China para la renovación de los ramales administrados por el Estado a través de Trenes Argentinos Cargas.

Comentarios