Se trata de la octava formación Alstom 300 para la línea D. Vienen equipados con aire acondicionado y cámaras de seguridad, entre otras mejoras. La incorporación de los Alstom 300 permitió transferir a los Fiat Materfer a la línea E, cuya flota se encuentra en una crítica situación.

Una nueva formación Alstom 300 fue recibida este martes a la mañana en el taller Polvorín, ubicado en el barrio porteño de Caballito, para alistarla para su puesta en servicio en la linea D.

Con esta ya suman ocho formaciones de este modelo, idénticas a las que circulan en la linea H, cuya incorporación permitió retirar del servicio de la linea D a los coches Fiat Materfer de los años 80.

Los Alstom 300, a diferencia de los Alstom 100 con los que comparten la línea, ya vienen equipados con aire acondicionado desde la fábrica por lo que el proceso de puesta en circulación se reduce únicamente a las pruebas de rigor en talleres y en la via.

Un coche Alstom 300 arriba del carretón a la espera de avanzar hasta el taller Polvorín
Otros tres coches Alstom 300 aguardan su traslado a Polvorín, donde serán acoplados y probados

Además, cuentan con otros avances tecnológicos como cámaras de seguridad en los interiores, un sistema de registro de comunicaciones (apodado “caja negra”) y un mecanismo que evita que los coches se empotren unos sobre otros en caso de una colisión.

Mientras tanto, los coches Fiat Materfer que restaban en la D fueron desafectados de dicha línea a fines de 2018 y se comenzó el proceso de transferencia y puesta en circulación en la línea E, que en mayo de este año verá su recorrido extendido hasta Retiro.

Dado el mal estado general de la flota GEE, que data de 1964 y en la que se ha detectado la presencia de asbestos en componentes alejados del contacto con los pasajeros, la entrada en servicio de los coches Fiat en la E se vuelve urgente para, al menos, aliviar las malas condiciones de viaje que deben soportar a diario los usuarios en medio de amplios baches en la frecuencia, interrupciones por averías, evacuaciones y demás contratiempos.

Comentarios