Luxemburgo anunció que para 2020 dejará de cobrar por los viajes en transporte público dentro de su territorio. La medida alcanza a trenes, tranvías y buses. Apuestan a reducir la congestión vehicular y la contaminación ambiental. Alemania y Francia ya estudian aplicar la gratuidad en varias ciudades.

El Gran Ducado de Luxemburgo podría transformarse en el primer país del mundo en ofrecer transporte público gratuito a nivel nacional.

La coalición que gobierna el pequeño país europeo, integrada por liberales, socialistas y ecologistas –que acaba de ganar un segundo mandato–, anunció que desde principios de 2020 el transporte público será gratuito. Este año, el actual gobierno ya había hecho gratuito el transporte para todos los menores de 20 años.

La medida alcanza a trenes, tranvías y buses. Aún no se ha decidido qué pasará con los trenes (divididos en primera y segunda clase), distinción que carecerá de sentido una vez que se establezca la gratuidad.

Uno de los flamantes Stadler KISS de los Ferrocarriles de Luxemburgo.

La apuesta del gobierno luxemburgués es fomentar el uso del transporte público y combatir los embotellamientos, particularmente graves en la capital del ducado. Si bien la ciudad tiene unos 110 mil habitantes, se calcula que recibe unos 400 mil trabajadores diarios desde otras áreas del país e incluso de sus vecinos Alemania, Francia y Bélgica.

Cabe recordar que en Luxemburgo tanto los ferrocarriles (Chemins de Fer Luxembourgeois, CFL) como los tranvías (Luxtram) son operados por empresas estatales.

De esta manera, el pequeño país se transformaría en el primero en implementar una política de este tipo a nivel nacional. Meses atrás Alemania propuso un plan piloto para instalar la gratuidad en cinco ciudades (Essen, Bonn, Mannheim, Reutlingen y Herrenberg). París estudia una iniciativa en igual dirección, con miras a reducir el tránsito vehicular y la contaminación ambiental. Hasta el momento, la principal ciudad del mundo en contar con transporte público gratuito es Tallin, la capital de Estonia.

Comentarios