Desde Trenes Argentinos aseguran que "no hay novedades" respecto del restablecimiento de los trenes a General Pico y Santa Rosa pese a los avances en la reparación de la infraestructura dañada. Los dos puentes afectados por las inundaciones ya están operativos, pero la vuelta de los trenes de pasajeros depende de una decisión política.

“No hay novedades”. Esa es la escueta frase que se maneja por estos días en Trenes Argentinos Operaciones respecto de un posible restablecimiento de los trenes de pasajeros a General Pico y Santa Rosa, que funcionan limitados hasta Chivilcoy desde las inundaciones de 2015.

La incertidumbre acerca de la vuelta de uno de los servicios de larga distancia más exitosos de Trenes Argentinos -que llegó a correr con 16 coches hace apenas tres años atrás- se mantiene intacta pese a los avances en la reparación de la infraestructura dañada por las inundaciones.

El intendente de Bragado supervisa las tareas de reparación del puente sobre el Salado.

Las obras de reconstrucción del puente “La Clarita” sobre la Cañada del Tío Antonio, donde había quedado varado un coche en 2015, finalizaron a mediados del año pasado.

Un segundo puente deteriorado, ubicado sobre el río Salado, sufrió varios retrasos en su reconstrucción. Las obras fueron retomadas en marzo y terminaron en julio pasado. A mediados de agosto se realizaron pruebas de carga con una locomotora de la empresa carguera Ferroexpreso Pampeano, que es la concesionaria del ramal, y que tuvieron resultados positivos.

Con la infraestructura de vías nuevamente en condiciones, el restablecimiento del servicio de pasajeros es cuestión de una decisión política y está “en manos de Dietrich”, como bien sintetizó el portal InfoCielo meses atrás.

Pruebas en el puente sobre el Salado, en agosto.

Si bien se especuló con la posibilidad de restaurar el servicio al menos hasta Bragado -cuyo intendente se reunió con autoridades de Trenes Argentinos y se comprometió a “gestionar la vuelta del tren de pasajeros”-, oficialmente sigue sin haber novedades.

La vuelta del tren de pasajeros no sólo obedecería a recuperar los servicios que corrían hasta 2015 (Once – General Pico, Bragado – General Pico y Catriló – Santa Rosa), sino también a cumplir con la transferencia de los servicios de Ferrobaires al Estado Nacional. Es que entre las prestaciones de la extinta empresa provincial se encontraban los corredores Once – Toay, Once – General Pico y Once – Lincoln, entre muchos otros. Sin embargo, los planes oficiales revelados en exclusiva por este medio tiempo atrás no contemplan otros destinos por fuera de Mar del Plata, Junín y Bahía Blanca vía Lamadrid, donde los servicios fueron restablecidos en el transcurso del año pasado.

Por lo pronto, el puente reparado servirá para recuperar el tráfico de cargas en el sector y para permitir el traslado de material rodante hasta los talleres de Mechita, recientemente renovados por la empresa de origen ruso TMH. Allí, cabe recordar, se realizará el mantenimiento del material rodante y tractivo de la línea San Martín.

Esquema de los servicios que circulaban hasta mediados de 2015.

Comentarios