Desde el sindicato argumentan que las áreas de descanso no fueron acondicionadas para garantizar el distanciamiento social. Metrovías busca que pasen de trabajar de tres horas día por medio actuales a cuatro horas día por medio. Antes de la pandemia, el Subte ya gozaba de una jornada laboral máxima de seis horas diarias por trabajo insalubre.

Los empleados de la línea C del Subte paralizaron este mediodía el servicio entre Retiro y Constitución al negarse a cumplir un nuevo esquema de organización de los horarios de trabajo y de descanso dispuesto por la operadora Metrovías.

Desde que comenzó la pandemia, el personal de conducción de los trenes pasó a trabajar tres horas día por medio -de las seis horas diarias originales-. En esta modalidad, que se venía aplicando desde fines de marzo, los empleados no contaban con descansos durante su actividad para evitar la posibilidad de contagios en áreas comunes como las salas de descanso y los vestuarios.

Este lunes, Metrovías dispuso que los trabajadores cumplieran con una jornada de cuatro horas (en lugar de las tres originales) día por medio pero con la posibilidad de contar con los descansos reglamentarios. Esto último es lo que generó la disputa en la línea C dado que desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y del Premetro (AGTSyP) argumentaron que las áreas comunes no han sido debidamente preparadas para garantizar el distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias.

En ese sentido, la línea C se encuentra paralizada a pesar de los reiterados intentos de Metrovías por movilizar las formaciones con personal jerárquico, hecho que fue impedido por sindicalistas que se niegan a retirarse de las cabinas de conducción de los trenes. 

La línea C es una traza fundamental para la movilidad urbana -fundamentalmente para el desplazamiento de trabajadores esenciales durante la pandemia- dado que comunica Constitución con Retiro, las dos estaciones ferroviarias con mayor cantidad de pasajeros en Buenos Aires.

Comentarios