Subterráneos de Buenos Aires informó que ya fueron instalados 41 desfibriladores en la red. En esta primera etapa, los equipos fueron colocados en las estaciones cabeceras y de combinación. Los dispositivos permiten facilitar la reanimación de personas que sufran paros cardiorrespiratorios.

Un total de 41 desfibriladores externos automáticos (DEA) ya fueron instalados en estaciones del Subte, informó Subterráneos de Buenos Aires (SBASE).

Estos equipos permiten facilitar las tareas de primeros auxilios sobre usuarios que, eventualmente, sufran un paro cardiorrespiratorio. Los desfibriladores «son de fácil manipulación, con un sencillo mecanismo dotado de dos electrodos, entre los que pasa una corriente eléctrica con un alto grado de probabilidades de reestablecer el ritmo cardíaco», explicó SBASE en un comunicado.

El personal de Metrovías y de SBASE recibió capacitaciones «a cargo de cardiólogos para el correcto uso de los equipos, como también de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar (RCP)».

Los aparatos han sido distribuidos por toda la red, dándose prioridad a su instalación en las estaciones terminales y las de combinación con otras líneas y con el ferrocarril. De estas, sólo resta colocar un equipo en la estación Retiro de la línea C. En una segunda etapa, todas las estaciones de la red contarán con desfibriladores.

De acuerdo con lo informado oficialmente, el pasado 14 de febrero uno de estos equipos permitió la reanimación de un pasajero que se había descompuesto en el hall de la estación Federico Lacroze de la línea B. Cabe recordar que en los últimos años varios usuarios fallecieron producto de ataques cardíacos en la red. El 70% de estos episodios ocurre en lugares públicos, de acuerdo con cifras de la Sociedad Argentina de Cardiología.

En 2014 se había presentado un proyecto de ley en la Legislatura porteña que proponía dotar de desfibriladores en todas las estaciones del Subte y otros recintos.

Comentarios