Los gobiernos nacional y porteño llamaron a evitar todos los desplazamientos en transporte público que no sean inevitables. Los pasajeros que deban utilizar colectivos, trenes o Subte deberán guardar una distancia de 1,5 m respecto de otras personas. Lanzan una campaña para concientizar en el cumplimiento del distanciamiento.

Tras la confirmación de la continuidad del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) hasta el próximo 26 de abril, las autoridades nacionales y porteñas de Transporte instaron a seguir respetando y profundizar el distanciamiento social en los diversos modos de transporte. 

La Secretaría de Transporte y Obras de la Ciudad intervino “más de 500 espacios de espera” para fomentar que los pasajeros mantengan “la distancia mínima preventiva de 1 metro y medio entre cada persona”. En esta primera etapa se intervinieron estaciones de Subte y los puntos de mayor afluencia de pasajeros de colectivos (Constitución y Retiro y los metrobuses Nueve de Julio, del Bajo, San Martín y Norte).

Se trata de demarcaciones en el suelo de las veredas, las paradas de Metrobús y las estaciones de Subte, tanto en andenes como en el sector de molinetes. Estas intervenciones son acompañadas por cartelería de diversos tamaños y mensajes transmitidos en los paneles de información variable.

Según informó el Gobierno de la Ciudad, se trata de la primera etapa de un proyecto que busca alcanzar a los aproximadamente 6800 puntos de espera que existen en la Ciudad.

En la misma dirección, el Ministerio de Transporte de la Nación desaconsejó “utilizar el transporte público” e instó a hacerlo únicamente “en el caso de no poder trasladarse en automóvil, moto, bicicleta o caminando, bajo la premisa de que lo que se pierde en tardar un poco más viajando, se gana en la prevención de la salud”.

Para aquellos que de todas formas deban utilizar el transporte público, la cartera recomendó “la utilización de barbijos caseros como elemento de prevención propia y de terceros […] para evitar que el transporte público se convierta en un eventual foco de contagio”.

Para las líneas metropolitanas de ferrocarril, el ministerio sugirió “evitar lo más posible este medio de traslado” y reemplazar tales desplazamientos con “los colectivos que realizan los mismos recorridos que el tren, que tendrán la frecuencia de un día hábil”. En función de esto, las autoridades están desarrollando “un plan de contingencia con micros de larga distancia en estaciones clave”, llegado el caso de que la demanda así lo requiera.

En cuanto al transporte automotor, las medidas implementadas son: “el ascenso y por la puerta posterior de la unidad”, para minimizar el contacto con los choferes, “la inhabilitación de la primera fila de asientos”, el mantenimiento de “una distancia de 1,5 metros entre pasajeros y dejar un asiento vacío de por medio“.

Comentarios