La Legislatura de Santa Fe aprobó la expropiación de las 156 hectáreas necesarias para llevar a cabo las obras de la nueva circunvalación ferroviaria a la capital provincial y el nuevo acceso al puerto de Timbúes, al norte de Rosario. Los fondos de las indemnizaciones serán aportados por Trenes Argentinos Infraestructura.

El proyecto de la obra de una nueva circunvalación ferroviaria a la ciudad de Santa Fe y la construcción de un nuevo acceso ferroviario al puerto de Timbúes, ubicado al norte de Rosario, adelantado por este medio en diciembre pasado, tuvo días atrás un importante avance.

La Legislatura de la provincia de Santa Fe sancionó una ley que declara “de interés general y sujetos a expropiación” un total de 156 hectáreas de terrenos necesarios para llevar a cabo ambas iniciativas, las cuales se desarrollarán sobre vías del Ferrocarril Belgrano (de trocha angosta).

Si bien los trámites de expropiación serán realizados por el gobierno santafesino, será Trenes Argentinos Infraestructura (ADIF) quien asumirá los gastos de las indemnizaciones a los propietarios.

En el caso de la circunvalación a Santa Fe, el proyecto contempla la construcción de 20 kilómetros de vías nuevas y la renovación de 44 km existentes, además de la ejecución de un nuevo puente sobre el Río Salado.

El objetivo del proyecto es, en este caso, evitar que las formaciones cargueras tengan que pasar por zonas densamente pobladas del Gran Santa Fe, ganando en seguridad y velocidad.

Entre las tierras expropiadas para este proyecto -explicó el diario La Capital de Rosario- se encuentran casi 6 hectáreas en manos de la comunidad mocoví “Com Caia”. El gobierno santafesino ya firmó un acuerdo con ese pueblo originario, que contempla un compromiso de abonar la compensación correspondiente y la gestión ante el Estado Nacional para obtener “la donación de una parcela de similares características y dimensiones”.

En tanto, el nuevo acceso ferroviario al puerto de Timbúes consiste en la construcción de un nuevo ramal de unos 11 kilómetros y un puente sobre el Río Carcarañá. Ese ramal se desprenderá de la vía principal del ramal F1 del Ferrocarril Belgrano a la altura de una nueva playa de maniobras que se construirá en la localidad de Oliveros.

En este caso, el objetivo es subsanar una de las debilidades de ese puerto, que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años y que cuenta con instalaciones de tres grandes compañías del sector (Noble, Dreyfus y Renova): no cuenta con acceso ferroviario y solamente se puede llegar allí con camiones. El movimiento del puerto es de 5 millones de toneladas de granos anuales, pero según los pronósticos oficiales esa cifra podría quintuplicarse en los próximos años con la llegada del ferrocarril.

De acuerdo con cifras de la Bolsa de Comercio de Rosario, más del 80% de los granos y aceites exportados por la Argentina lo hacen a través de los puertos de esa ciudad. Un mejor transporte ferroviario permitiría mejorar los precios finales de los productos exportados por el país entre un 19% y un 27%, según estimaciones de esa misma entidad.

Comentarios