En la estación, que permanece cerrada los fines de semana y feriados desde principios de mes, se están realizando varias obras de importancia. En el vestíbulo, removieron los locales comerciales y están cambiando los pisos. Una de las escaleras pedestres está clausurada y será renovada. Construyen una nueva vinculación entre el vestíbulo y la Plaza Houssay. El patrimonio de la estación, descuidado.

Desde principios de este mes, la estación Facultad de Medicina de la línea D cierra los fines de semana y feriados. La clausura temporal de la estación se mantendrá, según lo anunciado, hasta el fin de semana del 13-14 de abril inclusive.

Según explicó Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), el cierre de la estación se debe a obras de puesta en valor de la estación, relacionadas con el proyecto de reforma de la Plaza Houssay.

A tres semanas del comienzo de las obras, en tanto, no se ha realizado ninguna intervención a nivel de andenes. En cambio, sí se está trabajando en el vestíbulo.

Los locales comerciales del vestíbulo fueron retirados.

En efecto, en ese lugar ya se está trabajando en la renovación de los pisos, colocando nuevas baldosas y solados guía, y se han removido los locales comerciales allí instalados. Tanto el kiosco ubicado sobre el acceso al andén hacia Congreso de Tucumán como el cajero automático del Banco Ciudad y un local de Rapipago que se encontraban enfrentados a las boleterías fueron retirados. En el lugar también hubo, años atrás, uno de los fracasados espacios “Subte Digital” habilitados por la gestión de Juan Pablo Piccardo.

Las escaleras pedestres serán renovadas: una ha sido clausurada. Nótese el nuevo solado.

A la altura de esos locales, frente a las boleterías, se encuentra una sección tapiada (ver foto principal), mediante la cual se realizará “la vinculación del vestíbulo de la estación con la plaza Houssay”. En efecto, el plan de reforma de ese espacio público contempla un desnivel donde se ubicarán una serie de locales culturales y gastronómicos dedicados a estudiantes y vecinos”, que contarán con rápido acceso al Subte.

A su vez, se encuentra clausurado el acceso/salida pedestre número 4 (vereda sur, orientado a la calle Uriburu). Según explicaron voceros de SBASE a este medio, esto se debe a que se está “renovando el revestimiento de las escaleras pedestres existentes”.

Otras obras a desarrollar incluyen la colocación de nuevos revestimientos, tareas de pintura, instalación de luminarias LED y adecuación de tableros eléctricos, entre otras.

Render de la reforma de Plaza Houssay. A la derecha, locales comerciales y gastronómicos. A la izquierda, la nueva conexión con el Subte.

Una estación histórica muy mal preservada

La estación Facultad de Medicina fue inaugurada en 1937. De estructura similar a otras estaciones construidas por la Compañía Hispano Argentina de Obras Públicas y Finanzas (CHADOPyF), adoptó una decoración de azulejos en tonos de color azul, similares a los que aún hoy pueden encontrarse en la estación Agüero de la misma línea.

En los años 90, fue una de las primeras estaciones “modernizadas” por la concesionaria Metrovías, tareas que incluyeron la colocación de un revestimiento plástico símil granito sobre el alicatado original, la aplicación de otro revestimiento de color gris sobre los pisos de baldosas rectangulares rojas y la instalación de cerámicos en distintos tonos de gris en escaleras y vestíbulos, que subsisten hasta hoy.

Con posterioridad a estas reformas, y con el objetivo de evitar su repetición en un número mayor de estaciones, Facultad de Medicina, junto con buena parte de la red histórica, fue declarada Monumento Histórico Nacional (decreto 437/97). En teoría, esto debería proteger a la estación de modificaciones sustanciales sin intervención de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos.

Años más tarde, durante la citada gestión Piccardo, la estación recibió una decoración de arte abstracto en colores blanco y negro (a cargo de la artista plástica Patricia Lumer) y se colocaron gigantografías con imágenes e información relativa a los edificios cercanos a la estación. La intervención, entre otras tantas, había sido cuestionada duramente entonces por la mencionada ComisiónLa última modificación tuvo lugar allí hace casi un año, cuando una firma de productos de blanco para el hogar instaló plantas en las paredes de ambos andenes.

Comentarios