Descontento por el pase de la Hormiguita al oficialismo, el legislador anunció su incorporación al bloque de Martín Lousteau. De esta manera, el bloque de Confianza Pública (Ocaña) queda en apenas dos legisladores, alejando al gobierno de Rodríguez Larreta de la meta de 40 votos necesarios para reconcesionar el servicio.

El legislador porteño Marcelo Depierro abandonó el bloque Confianza Pública, que lidera Graciela Ocaña, y pasará a formar parte de un monobloque llamado “Mejor Ciudad”, alineado con el espacio de Martín Lousteau, Evolución Ciudadana.

El diputado expresó que su alejamiento de Confianza Pública se debe a la integración de este espacio en Cambiemos, decidida luego de que Ocaña respaldara la iniciativa oficial para concesionar la operación del Subte por hasta 15 años. “Entré por una lista que era de oposición y que la gente me votó por ese espacio”, dijo Depierro, quien llegó a la Legislatura en 2015 de la mano del frente ECO.

En lo inmediato, para el gobierno porteño el pase de Depierro implica un voto menos a las ya escasas voluntades a favor de la privatización. Cabe recordar que, de acuerdo con la Constitución porteña, el oficialismo necesita 40 votos afirmativos en doble lectura para aprobar la concesión. Hasta ahora había conseguido sumar los 28 del PRO, los dos de la Coalición Cívica y los tres legisladores de Confianza Pública –ahora dos–, uno de los cuales preside la estratégica Comisión de Obras y Servicios Públicos, pero aún está por debajo del número necesario.

A este ya complicado panorama se suma la oposición insistiendo con hasta cinco proyectos de estatización. Con esto, las perspectivas del GCBA de aprobar la iniciativa con un tratamiento rápido y sin cambios se complican aún más.

Comentarios