A fines de 2017, en la capital financiera del país oriental se abrirán tres nuevas líneas de metro que permitirán el descongestionamiento de pasajeros en las horas pico de la mañana y la media tarde. La apertura beneficiará a más de 9 millones de usuarios.

Desde hace años el problema de movilidad se volvió un común denominador en las principales metrópolis de China debido al crecimiento poblacional y el aumento de vehículos en las avenidas y autopistas. En el caso de Shanghái, lograron resolver este inconveniente con la expansión de su red de metro, inaugurando en un ritmo promedio de una a tres líneas cada uno o dos años desde el 2003.

El Metro de Shanghai, que comenzó a funcionar por primera vez en 1993, cuenta hoy con 14 líneas (numeradas de la 1 a la 13 y la 16) y cinco de ellas (Nº 5, 8, 9, 10 y 13) han sido intervenidas para extender sus terminales hacia otros puntos de la ciudad, cuyas etapas estarán listas hacia principios del año 2020. Sin embargo, a fines de este año comenzarán a operar tres nuevas líneas (Nº 14, 15 y 17) que sumarán 55 kilómetros a los 574 existentes, y para fines del 2020 se estima que los kilómetros logrados superarían los 830 (no solo con las extensiones sino también con la apertura de la Línea 18)

El objetivo es “corregir los defectos de las trazas actuales y facilitar el intercambio entre estaciones”. Esto forma parte de un plan millonario de inversión que, según explicó el ingeniero Ying Boxuan, las tuneladoras avanzan diez metros por día y les permite a los obreros construir las estaciones para luego unirlas unas con otras.

El presidente de la empresa operadora ‘Shanghai Shentong Metro Group Co. Ltd’, Shao Weizhong, destacó que para la inauguración de nuevas líneas se proyectaron entre 1.000 y 1.300 millones de yuanes por kilómetro en la ciudad (es decir, de U$S 147,5 a U$S 191,76 millones de dólares), mientras que en los suburbios el total es de entre 500 y 700 millones de yuanes por kilómetro (es decir, de U$S 73,75 a U$S 103,2 millones de dólares). Para enfrentar los gastos de inversión, remarcó que “el 45% proviene del gobierno municipal de Shanghai y el 55% restante lo invierten los bancos.”

Una de las contrariedades con la red de subtes de la Ciudad de Buenos Aires es la lentitud en la construcción de nuevas líneas y estaciones para las ya existentes. En una nota de opinión que publicó el diario Página 12 el pasado 13 de julio, Federico Saravia -presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires- mencionó que “si la ciudad hubiera mantenido una construcción de 2,45 km por año, hoy tendría más de 245 kilómetros de extensión, pudiendo ser parte del ranking de los 10 países con mayor extensión de la red. Hoy en día, Buenos Aires ocupa el puesto 60”.

por Federico Moretti para enelSubte.com 

Comentarios