Autoridades madrileñas despacharon este lunes los primeros tres coches CAF serie 6000, que circularán en breve en la línea B. Se trata del primer envío de un total de 73 coches. Es la cuarta compra de material rodante usado para la línea B en los últimos 20 años.

El Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González encabezó en la mañana de este lunes una ceremonia en los talleres centrales de Canillejas en la que fueron despachados los primeros tres coches CAF serie 6000 para la línea B del Subte.

Estas tres unidades conforman el primer lote de un total de 73 que fueron adquiridas por SBASE a la compañía operadora del Metro de la capital española. Los coches fueron montados en carretones, que los trasladarán hasta el puerto de Bilbao y de allí a Buenos Aires. De acuerdo con las autoridades, el primer embarque llegará al país a fines de febrero.

Las autoridades madrileñas expresaron su satisfacción por la operación, que representa ingresos adicionales para la empresa por 32,6 millones de euros: 28 millones por el material rodante y otros 4,6 por “asistencia técnica”.

Los coches han sido sometidos a una revisión general siguiendo los protocolos del Metro de Madrid, se han desmontado los sistemas de videovigilancia, telecomunicaciones y señalamiento, además de realizarse un retrochado desde los 1445 mm del ancho de vía de Madrid a los 1435 mm de la red porteña. En nuestro país se realizarán tareas de pintura, puesta a punto y colocación de los sistemas de comunicación y señales (computadora de abordo del ATP).

El Presidente de la Comunidad de Madrid revisa el interior de los coches.

La compra de los coches CAF serie 6000 es la tercera que SBASE concreta con el Metro de Madrid, tras dos adquisiciones de 24 y 12 coches CAF serie 5000 en 2011 y 2012, respectivamente, cuya totalidad no ha sido aún puesta en servicio. Fue adelantada por enelSubte.com en mayo pasado y concretada a fines de julio. De acuerdo con las últimas informaciones, SBASE estaría negociando con entidades financieras la adquisición de 35 coches adicionales pertenecientes a la serie 6000.

Para permitir su funcionamiento en la línea B se deberá instalar una catenaria rígida, ya que estos trenes poseen captación de energía por contacto superior. Dicha tecnología de catenaria rígida fue desarrollada en 1996 por el Metro de Madrid en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid. La operadora española posee la patente de esta tecnología, por lo que se trataría de una licitación a medida de la proveedora de los coches.

Sin embargo, aunque termine concretándose la operación por los 108 coches existentes, se trataría de una flota insuficiente para la línea B, por lo que quedarán en funcionamiento 36 coches CAF serie 5000 y entre 12 y 18 Mitsubishi. La línea B, que hasta hace poco tiempo operaba con una sóla flota pasará a tener tres tipos de material rodante diferente y dos tecnologías de alimentación conviviendo.

Comentarios