Sindicalistas de La Fraternidad denuncian que se detectaron cinco equipos Toshiba "que no presentan las condiciones mínimas de seguridad para circular" y acusan a la concesionaria Metrovías por falta de mantenimiento y al Estado Nacional por no controlar.

El sindicato de maquinistas La Fraternidad (seccional Lynch), que agrupa a los conductores de la línea Urquiza, denunció la falta de mantenimiento que aqueja a los coches Toshiba que prestan servicio en ese ramal. Según afirman, se detectaron “cinco equipos que no presentan las condiciones mínimas de seguridad para circular“.

Entre las falencias, apuntan “problemas en el sistema de frenado, bastidores y chasis podridos, pisos totalmente dañados, puertas clausuradas por falta de mantenimiento”, entre otras cuestiones.

Desde el gremio responsabilizan a la concesionaria Metrovías y al Estado Nacional por falta de control sobre la empresa. Una situación análoga había sido señalada tiempo atrás en la línea B en el caso de los trenes Mitsubishi.

Cabe recordar que la concesión de la línea Urquiza es una de las dos que continúan en pie, junto a la de Ferrovías en la línea Belgrano Norte. De acuerdo con la ley de Ferrocarriles Argentinos votada por el Congreso días atrás pero aún no promulgada, todas las concesiones serán puestas bajo análisis, incluyendo la de Metrovías. Su continuidad, hasta tanto, es incierta.

Comentarios